ESTRELLAS

3 septiembre, 2012

Bradley, David (Estrellados de acción)

American-Ninja-3-02-4

Hagamos un poco de memoria. A principios de los 80 se desató la moda del cine ninja, con la productora Cannon lanzando a Sho Kosugi al estrellato, a través de filmes como “La justicia del Ninja” (1981), “La Venganza del Ninja” (1983), “Ninja III: La dominación” (1984) o “Las 9 muertes del ninja” (1985). Después, esa misma empresa le dio la patada en el culo a Kosugi, para buscar una estrella un poco más americana. Entonces ficharon al modelo de calzoncillos Michael Dudikoff, con la intención de que protagonizase la súper saga “El guerrero americano”, aunque no tuviera ni puta idea de artes marciales.

Así nació una serie de cochambrosas películas que Dudikoff decidió abandonar tras las dos primeras entregas, por miedo a encasillarse (manda huevos, viniendo de un actor que ha pujado con fuerza para tener más películas que nadie en la sección de acción de la estantería del videoclub). Por tanto, se requería a un sustituto del sustituto, una nueva masa de músculos que se liara a repartir estopa y a masacrar ninjas por docenas. Y ahí  entró en escena el campeón de karate David Bradley, otro “Estrellado de Acción” más que añadir a la lista…

¡Nueva ración de ninjas en Cinecutre.com!

Bradley nació el 17 de abril de 1942 en Yorkshire, Inglaterra. Ganó el premio Lawrence Olivier de Teatro por su magnífica actuación en el Rey Lear en el Royal National Theater… y entre sus papeles más destacados se encuentra el personaje de Argus Filch en la saga “Harry Potter”.Antes de que digáis eso tan manido de “¿¿PERO, PERO QUÉ ES ESTA MIERDA?? ¡Yo quiero a un patán rompe piernas, no a un curtido actor de teatro!”, que sepáis mis dulces cabezahuecas que os habéis equivocado de actor. Y es que el David Bradley del que estáis leyendo en IMDB no se corresponde con el intérprete del que os voy a hablar. Y ahora sí, vamos con el auténtico…

DAVID BRADLEY, EL GUERRERO AMERICANO DE REEMPLAZO

Bradley, el de verdad, el que mete hostias como roscones de Navidad y no se amaricona leyendo tostonazos de William Shakespeare, nació en Texas en el año ¿¿??. Lo cierto es que no tenemos ni repajolera idea, ya que existen poquísimos datos biográficos sobre este individuo en Internet (sí amigos, la red no tiene todas las respuestas, y mucho menos Yahoo Answers), lo que ha permitido la creación de toda clase de leyendas urbanas en torno a su persona. Lo mismo podría ser una creación genética de la Cannon, como los ninjas de la saga en la que participó.  Pero vamos, que da igual, porque esta parte del artículo siempre os la saltáis. Simplemente, David Bradley surgió un día de la nada para hacernos felices, y eso es lo único que debería importarnos.

Eso sí, hemos averiguado que nació como Brad Simpson, y el resto de información que pulula en Internet son rumores  en su mayoría. Pero como en Cinecutre.com no tenemos ningún tipo de ética periodística (¡faltaría más!), vamos a dar por bueno todo lo que hallemos, y luego ya veremos si nos encontramos con una demanda.

Lo que decía, que la Cannon se encontró de repente sin protagonista para una de sus (pocas) sagas rentables. La solución fue enviar ojeadores por todo el país (como en el fútbol), tanto a gimnasios, exhibiciones, torneos, pubs de carretera, road houses, callejones mugrientos, el plató de Jerry Springer, la planta de rebajas de El Corte Inglés y cualquier sitio que oliera mínimamente a hostias y a artes marciales.

Fue el propio Menahem Golan (mandamás de la empresa, que siempre viene bien recordárselo a los neófitos) quien encontró la solución en el campeón de un torneo de Karate de San Francisco, con quien acordó una reunión para un par de días después. Lo que David no podía imaginarse es que dicha reunión tendría lugar en la propia limusina del productor, con champán y toda clase de lujos que dejamos a la imaginación del calenturiento lector. Tras mucho comerle la oreja, nuestro misterioso héroe aceptó dar el salto a la pantalla grande.

Menahem Golam usó todo su poder de persuasión para conseguir el sí definitivo de Bradley.

Así, Bradley se presentó para el casting de la película “Bloodhunt”, conoció a su coprotagonista Steve James y se le informó de que, en realidad, el filme en cuestión era una nueva entrega de “El guerrero americano”. Pero en lugar de huir despavorido tras descubrir la horrible verdad del rodaje, el mastuerzo se quedó allí y realizó un debut cinematográfico donde le ocurrió lo mismo que a Michael Dudikoff en la primera entrega. Y es que, acartonado y rígido (interpretativamente, claro), fue fácilmente engullido por el carisma de Steve James. Lo que no impidió que la película triunfara, con o sin modelo de calzoncillos de por medio (¡faltaría más!).

“Oye amigo, que sea la última vez que te pones más aceite en los bíceps que yo.”

LA CANNON SE HUNDE

A pesar del éxito, la Cannon hacía aguas por todas partes y acumulaba deudas con todo bicho viviente, lo que le llevó a perder los derechos de producciones tan jugosas como la secuela de “Los Masters del universo” o la futura película de “Spiderman”, dirigida por Albert Pyun y protagonizada por Christopher Lambert. Qué diferente sería ahora nuestro mundo de haber ocurrido esto último.

Así que, para reunir pasta, los productores convencieron a Dudikoff de que volviera a la saga y le juntaron con Bradley en “El guerrero americano 4” (1990). Bueno, realmente no tuvieron que convencerle. Dudikoff seguía una rica dieta a base de mocos y, además, le molestaba el éxito de Bradley a costa de la saga que le vio crecer, por lo que volvió a la serie para enfrentarse con él, más o menos.

“Mira rubito, ahora esta es mi franquicia, así que recoge tu ropa interior y ve largándote. Y de esto ni una palabra a los primos israelís ¿Queda claro?”

Pero ya era hora de que el bueno de David pudiera hacer gala de todas sus habilidades en una saga ideada para su propio lucimiento. Nuestro héroe no sólo era campeón de Karate, sino que también había pasado un largo tiempo en Hong Kong y en Japón, donde aprendió aikido y el manejo de distintas armas.

Con los ninjas ya pasados de moda, la otra palabra japonesa molona era “samurai” y, tras romperse la cabeza por ocho sitios diferentes, los creativos de la Cannon sólo tuvieron que cambiar un vocablo para que naciera “American Samurai” (1992). Una cinta donde debutó Mark Dacascos, en la que interpretó a un inolvidable e impertérrito villano llamado Kenjiro. La película fue un pequeño éxito para la compañía e incluso se barajó la posibilidad de una secuela que nunca se materializó.

Entre medias de este largometraje y de la saga “El Guerrero Americano”, Bradley dio vida a un peligroso psicópata que se obsesiona con una mujer en “Nivel cero”. Y finalmente, en un intento desesperadísimo por reflotar el Titanic, la Cannon dio luz verde a la delirante y a todas luces penosa “El guerrero americano 5”, película sin Dudikoff ni Steve James, y con un niño dando por culo e intentando captar algo del éxito que estaban obteniendo películas como “Tres pequeños ninjas”. Ni tan siquiera la presencia de Pat Morita evitó que la cinta fuera un desastre estrepitoso, que ayudó enormemente a cavar la fosa en la que se hundiría la productora.

El memorable entrenamiento de American Ninja 5 con ¡velitas de cumpleaños!

Cuando llega su cumple, en lugar de soplarlas, Bradley las hostia, corta en rodajas y luego pide un deseo

La falta de fondos de la Cannon no permitió pagar el traje entero de ninja.

EXPLOTANDO ROBOCOP Y TERMINATOR

La Cannon se fue definitivamente a la mierda y, de repente, el actor se quedó sin el techo que le otorgaba una de las más grandes productoras de películas de hostias y tiros. Pero ahí estaba Sam Firstenberg (director currante como pocos dentro de la Cannon) para echarle un cable y darle el papel protagonista de “Cyborg Cop” (1993), la primera exploitation de Terminator con nombre de explotation de Robocop.

Tengo que decirlo, tras la pequeña decepción que supone saber que no veremos a David Bradley reconvertido en robot, la película es grandiosa, de hecho, es mi favorita de este rompebrazos. Y lo es por infinitas razones, como el gore injustificado y gratuito; el tercermundista diseño de los robots a base de plástico y papel albal; los extras que se supone que están muertos y se están descojonando vivos en el suelo; la pésima imagen de Jamaica que ofrece el filme; y, por supuesto, los actores. Veamos un ejemplo de la calidad interpretativa que atesora esta obra:

Los intérpretes de “Cyborg Cop” se dividen en dos categorías: los que parece que lean los diálogos por primera vez de una pizarra fuera de plano, y los que sobreactúan estratosféricamente, incluido nuestro habitualmente inexpresivo protagonista. Y por encima de todos ellos, en una categoría propia, está John Rhys Davies, un artista que parece recitar “El rey Lear” en cada una de las infraproducciones donde participa. No importa si son serpientes pixeladas, dragones de Spectrum, robots de plástico o “Uba” Boll, este barbudo siempre se halla en un nivel de sobreactuación grandilocuente. Imposible olvidar su sonoro grito “¡¡SCIENCE!!”, del que podéis disfrutar en este vídeo:

David Bradley es un tío tan duro, pero tan duro, que le resbala lo que digan de su antiestética y homoerótica riñonera. Ser un tío duro no implica tener que soportar el bulto de la cartera mientras montas en tu motaza.

La cosa funcionó y suficiente gente fue engañada para coger esta mugrienta producción en VHS. De modo que al año siguiente los videoclubs de todo el mundo pudieron ofrecer a sus clientes “Cyborg cop 2″ (1994), con prácticamente todo el equipo repitiendo (incluida la riñonera robaplanos) y la misma cantidad de mugre y de estiércol o incluso más, como demuestra el siguiente vídeo, de visionado obligatorio:

Incluso existió una “Cyborg cop 3” (1995) para rematar una de las  grandes sagas del cine más pútrido, pero Bradley no se atrevió a repetir y fue sustituido por Frank Zagarino (hasta Bradley tiene escrúpulos, aunque no lo parezca). Y en ese periodo, nuestro “estrellado” tuvo tiempo de escribir y protagonizar Blood Warriors (1993).

Se dice que John Woo produjo “Conspiración de asesinos” (1995) y tras ver el resultado final, pidió que su nombre fuera vaporizado de los títulos de crédito. Pero lo cierto es que se trata de una de las películas más entretenidas de Bradley, con muchos tiroteos y un director que, evidentemente, se flipó en exceso tras visionar cintas como “Hard Boiled” o “The killer”.

Y a partir de aquí, comenzó un constante e imparable descenso a los infiernos del videoclub, es decir, desde la estantería de novedades que quedaba a la altura de los ojos, al rincón mugriento que te llegaba al tobillo (había que agacharse en exceso para ver qué puñetas se había descolgado por ahí), con títulos tan genéricos como “Desenlace imprevisto”(¡título con spoiler!), “White cargo”, “Exit”, “Expect to die”, “Total reality” o “Crisis”.

“Tranquilo amigo, cuando terminemos de hurgarle el ano a tu amigo el morenito, vas a conocer la auténtica vara de medir ninja.”

Fue durante el rodaje de “Crisis” cuando Bradley empezó a sentir unos fuertes dolores en el pecho y en el brazo. Resultó que había estado a punto de sufrir un ataque al corazón, lo que le llevó a abandonar su carrera de reparte tollinas. Retirado en su población natal en Texas, actualmente regenta un gimnasio de autodefensa para mujeres llamado David Bradley’s self-defense school for women.

Pero no todo son malas noticias, ya que recientemente fue la estrella absoluta de una película serbia de escasa información en Internet y más escaso presupuesto, titulada “Dagger: operation Montenegro” (2010). Bradley no debe apreciar su vida, ya que este lamentable filme no parece la mejor excusa posible para jugársela y sufrir un ataque al corazón.   Os dejamos el trailer; así veréis cómo ha tratado el tiempo a nuestro galán “mamporrero” (etjem):

Recordadlo bien: “Él sólo hace cosas MALAS… a gente MALA”

¿Estamos ante un glorioso retorno? En lo que respecta a partirse la caja a carcajadas, muy probablemente, pero ya veremos. De todas formas, Bradley ya es toda una leyenda en el cine de derribo, que nos ha dejado un buen puñado de cintas con las que disfrutar a lo grande de una tarde de mamporros chungos, de esos que sueltan nubes de caspa en cada impacto.

Sería un placer aumentar la montaña de basura películas con nuevas de David Bradley.

EDIT (3-9-2012): Hemos editado un pequeño detalle del artículo gracias a los apuntes de Paco Fox, un auténtico experto en lo que a Cannon se refiere. En los comentarios nos ha señalado que Golan y Globus ya habían roto su sociedad antes de que se rodara “El guerrero Americano IV”, por lo que este filme no cuenta con Menahem Golan en la producción. Y el productor Oliver Hellman (Piraña 2), es el único responsable de “El guerrero Americano V”. También Fox nos ha señalado que Christopher Lambert no iba a protagonizar el Spiderman de Pyun, sino un tal Scott Leva, pero esto último no lo hemos modificado, ya que nos gusta creer que el actor estrábico por excelencia estuvo cerca de encarnar ese papel.  Todo lo demás, tendréis que creerlo bajo vuestra propia responsabilidad.






17 Comments


  1. Adri

    ¿De verdad que Dudi era modelo de gallumbos? Como ya teniamos un caso como el de Ashton Kutcher en los 80.

    No sabia que la saga del Guerrero americano llegase hasta una quinta parte y encima con el señor Miyagi.

    ¿Un Spiderman de la Canon con el Lambert de prota? Yo escuche que tenían pensando contratar un especialista o incluso que Charlie Sheen realizo una prueba para el papel.


  2. Aquí llega el listillo de turno para matizar: ‘El guerrero americano IV’ era de la Cannon, pero de la era post-Menahem Golan, que se había peleado con el primo Yoram Globus, el cual se quedó como directivo de Cannon Vers. 2.0 bajo la bandera de la MGM. Allí aparece acreditado como co-productor junto a Avi Lerner (el de Nu Image-Los Mercenarios) y Ovidio Assonitis (Oliver Hellman), temible italiano especializado en los 70 y 80 en clones de combate terribles con actores americanos, Piraña 2 y una cosa tan extraña como ‘The Visitor’. Es él el que, no sé muy bien cómo a nivel de propiedad intelectual, es el único responsable de ‘El guerrero americano V Por el Culo te la Hinco’.


    • Oso

      Gracias Paco por tus matizaciones y por compartir aquí tus amplios conocimientos sobre la Cannon! Ojalá saliera alguna vez el libro aquel que andabas preparando… Y si sabes algo sobre el “oscuro” pasado de Bradley, es el momento de contárnoslo!


  3. Portico

    Charlie Sheen de spiderman?? entonces en vez de picarle una araña Sheen se la comeria…o se meteria droga….droga que le da superpoderes


    • Adri

      La gracia es que decadas después su padre fue el tio Ben en la última de Spiderman. La verdad que ver a un niñato Sheen con el trajecito de marras hubiera sido descojonante.


  4. Necesitamos una biografía oficial de este hombre de 600 páginas por lo menos. ¿Nadie se anima a escarbar en la inmundicia de la serie Z?

    Y una cosa más, os recomiendo evitar la palabra “mamporrero”, sobre todo si la acompañáis de la palabra “galán”. No significa lo que creo que creéis que significa.


  5. warriors_77

    pero bradley es capaz de sacarse un virus mortal solo sudando, es lo más cercano a chuck norris.


  6. das83

    Un articulo de Frank “shadowchaser” Zagarino. Coño que las pelis de Shadowchaser y sus demas peliculas de videoclub son legendarias!.


  7. JR

    Me he informado y parece ser que este actor nació el 22 de septiembre de 1955,en Texas(USA).


  8. Fernando

    La mitad de este artículo es mentira/leyendas urbanas sobre este actor. Está en Facebook, le tengo agregado como amigo y es un tio cojonudo, responde a todos los mensajes que le envías igual que de vez en cuando, hace comments sobre los comments que hace la gente en sus fotos. Nació en Arlington Texas y actualmente vive en Plano. Cuando me agregó, estuve mensajeandome con él unos días y me contó que el rumor de ataque al corazón es pura fantasía, lo único que tiene es un músculo un poco jodido en la pierna a causa de los años que lleva haciendo Taekwondo (es 4º Dan). Buscarle en Faceboook, escribir “David Bradley, Plano Texas” vereis como aparece y os agrega. Es un tio muy majete la verdad, tiene 52 o 53 años, vereis que tiene mil y algo amigos que constan de directores, productores, su propio hermano, otros actores, etc, para el que dudaba si realmente es él el que maneja esa cuenta de Facebook. Un saludo.


    • Oso

      Fernando, mil gracias por esta información! Voy corriendo a agregarle y aunque no modificaremos el artículo, sí que se podrían añadir algunos apéndices aclarando estas cuestiones.


  9. J Reyes O

    saludoss a todoss..y gracias aestas peliculas fantasiamos jugando a qe eramos ninjas o.cosas x el estilo..en lo gral a mi m encantaban mucho las peliculas de ninjad..y mas la de SAMURAI AMERICANO…DLB


  10. No cabe duda de que los mozos de la parte de atrás pertenecen a otra peli (pinta de italianos no tienen, no). Así como la imagen superior de delante (los de ” Soho video ” eran auténticos especialistas en el recorta y pega). Pero los que aquí nos interesan, obviamente, son Michael Dudikoff y Steve James, que pal caso ni tan siquiera es una ilustración disimulada. Se trata de la auténtica foto, tal cual, a la que han añadido un cuchillo cayendo de la mano de Steve… porque pensarían que le daba un rollo más carcelario, supongo.Dejando a un lado la puñetera foto de los machos peleando, pero sin salirnos de “El guerrero americano” y de Michael Dudikoff en particular, déjenme animarles a mirar detenidamente la caratula que sigue. Luego hablamos de ella.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Please type the characters of this captcha image in the input box

Por favor escriba los caracteres de la imagen captcha en el cuadro de entrada