Review

Título original: 50 shades of Grey

País: Estados Unidos

Duración: 124′

AVISO: SI LEÉIS EL PRESENTE ARTÍCULO HASTA EL FINAL OS VAIS A OFENDER SEGURO. ME LA PELA.

AVISO 2: EN ESTE ARTÍCULO VAIS A VER FOTOS DE HOMBRES DE VERDAD.

Buenas, soy The Watchful Eye, y los que me conocéis y leéis mis críticas, sabréis que soy un gran fan del erotismo, el sexo y la violencia gratuitos, Katy Perry y el porno (y también sabréis que en The Amazing Spiderman 2 muere Gwen Stacy al final). Esta podría ser una buena forma de justificar el por qué he visto “50 Sombras de Grey”, por aquello del sexo, el porno y el erotismo y tal. Pero sería una cochina mentira. En realidad, (como siempre) he ido a verla esperando reírme a gusto y mofarme, porque me gusta la buena mierda infecta y la novela es BUENA MIERDA INFECTA 100% (comprobado personalmente). Bueno va, sí, la he visto porque sabía que era una mierda…y por el pescao también. Si es que no puedo mentiros.

La polémica que ha rodeado al triple mamotreto de E.L. James se ha extendido de tal modo por internet y por la prensa tanto audiovisual como escrita que, ponerme a explicaros de qué va el asunto a estas alturas sería aburriros soberanamente. Como TODO DIOS sabe, existe una trilogía de novelas “eróticas” llamada “50 sombras de Grey” de temática “sadomaso” y que las amas de casa del mundo entero se meten el dedo mientras la leen, y cuando acaban de hacerlo le piden a sus maridos (las que tienen de eso) que las aten y las traten como a las perras en celo que son; y que recién acaba de estrenarse la adaptación cinematográfica del primero de los libros. Un fenómeno social de tres pares de cojones. ¿Ok? ¿todos al día? Pues empiezo.

LAS 50 COSTRAS DEL GAY

Procedo a destripar la peli desde el principio. Os avisaría de que hay spoilers pero sería absurdo: a la mayoría de los que leéis esto os la pela, y a los que no os la pela es porque os mola esta mierda, ya os habéis leído la novela y os la sabéis de memoria. Además me gusta joderos las pelis, de sobra lo sabéis.

Todo empieza con un montaje paralelo (¿¿¿cómo??? Sí, sí, quien dirige esto sabe hacer esas cosas, luego os hablo un poco de esa persona, os caerá bien, ya veréis) donde vemos a un cabezón despeinado RICO eligiendo la ROPA CARA y la CORBATA CARA que se va a poner de entre un montón de PRENDAS CARAS de su enorme ARMARIO DE RICO; y por otro lado a una chica POBRE, un poco flaca, guapilla y de mirada perdida con ropa de saldo haciéndose la coleta frente al espejo colgado de su APARTAMENTO POBRE mientras SE MUERDE EL LABIO (atentos a esto que es crucial en la trama).

Hay hasta un teaser poster con esa mierda. El descojone.

La chica se llama Anastasia y se dirige en coche a un edificio de oficinas llamado GREY HOUSE para realizar una entrevista a “alguien” (no digo quién todavía para que haya mas misterio, jur jur). Anastasia, que como empezamos a intuir al verla hablando sola y balbucendo todo el rato con voz rara es retrasada mental, estaciona su Volkswagen Escarabajo (¡Kraft durch Freude-Wagen!) y entra en el lujoso rascacielos.

El interior del antro y sus empleados, para no extenderme, es como lo que se ve en este videoclip:

Come o-o-on
do-do-do-do-do-down
to-to-to-to-to-to
the cree-e-e-e-eps

come ooooPATAPLOF! la retrasada entra al despacho del jefe Y SE TIRA AL SUELO (porque tropezar no tropieza con nada, ya que NO HAY NADA con lo que tropezar, os lo aseguro), tras lo cual se arrastra hasta la primera silla que encuentra y empieza a balbucear sola otra vez, buscando un lápiz que no tiene. El tipejo en cuestión, que es el contrahecho mal vestido que hemos visto al principio, le presta uno de las dos docenas de lápices marcados con su nombre, GREY (para que no se le pierdan, creo que este también es un pelín mongomery). Las risas del público continúan cuando la defectuosa empieza su “entrevista” al señor Grey, CUATRO preguntas incluyendo “¿ES USTED GAY?” son las que llega a articular antes de irse muerta de autohumillación.

Todo lo que llegamos a averiguar en estos primeros minutos es que Anastasia además de ser retrasada estudia FILOLOGÍA INGLESA y que la entrevista la tenía que hacer la cabronaza de su compañera de piso; y que el señor Grey es RICO (por si no nos había quedado claro viendo su cajón de las corbatas y su oficina-harén llena de putisecretarias con su nombre en el letrero de la puerta), que mediante su empresa pretende ACABAR CON EL HAMBRE EN EL MUNDO y que ACOSTUMBRA A CONTROLARLO TODO (por eso le pone el nombre a sus lápices, seguro que también lo lleva apuntado en la etiqueta de los gallumbos, aishhh me recuerda a cuando íbamos de colonias con el cole…). Ah y también averiguamos que NO TIENE NI PUTA IDEA DE LO QUE ES UN PEINE.

PEINE (no le quiteis la I que eso es otra cosa, aunque me da que este tío confunde su uso…)

Ahora en serio, ¿de verdad ESTE muñeco de goma que no sonríe en toda la puta película es el paradigma del guaperas de ahora? O sea, vamos a ver ¿cómo lo digo?…

“Dilo sin miedo chaval, dilo… los de ahora parecen un muñeco Ken de los chinos como los que salen en Costreando.”

En fin, que el cabezón de la nariz torcida acompaña amablemente a la puerta a la retardada y nosotros nos vamos con ella a conocer su TRISTE vida de POBRE. Anastasia tiene un pagafantas morenito llamado José que se muere por hacerle un traje de saliva, le toma los apuntes de la uni, le abre la puerta del coche, la mima y la consuela como a una hermanita… en fin que es un G-I-L-I-P-O-L-L-A-S. Y sobre todo es POBRE, que es peor. Además Eutanasia curra en una ferretería y tiene un compañero de trabajo rubio, alto, atlético, de tez curtida y perfil ario, de voz poderosa y gesto varonil, competente y solícito, pero por desgracia también POBRE.

Un día el señorito pimpollo aparece por allí para comprar cuerdas y cintas adhesivas para OJO SPOILER DE LA MUERTE: usarlos como juguetes sexuales FIN DEL SPOILER. Ni que decir tiene que se le ponen los huevos de gargantilla en cuanto aparece el vikingo y pregunta “¿algún problema Anastasia?”(léase con voz de Dios Nórdico del Trueno), cuando ve que el pánfilo lleva ya diez minutos haciéndose el interesante y aún no ha soltado ni un real el muy listo.

A todo esto Anaplasta ya ha repetido por tercera vez que ESTUDIA FILOLOGÍA INGLESA, y Grisinio, para demostrar que además de RICO tiene KULTURRA, le nombra a Jane Austen y le regala tres libros antiguos y CAROS que sólo UN RICO PUEDE PAGAR (bueno, eso no es cierto, pasaros por el mercat de Sant Antoni de Barcelona un Domingo, preguntad por el Señor Joan, parada 64 Primeras ediciones y libro antiguo a precios razonables, ¡marcaros un Grey y llevaros al huerto a la guarrilla que os mola, aunque no tenga ni puta idea de leer!). Anastasia queda anastasiad… anestesiad… extasiad… agilipollada ante el regalo de RICOS. ¡Ups! empieza a hacer calor aquí dentro ¿no?

Pero la trepidante acción no cesa, la repelente compañera de piso de Anastasia, que hasta ese momento no hace más que follar con su novio hipster y engullir la comida que le prepara la retrasada, anuncia que ya han trabajado demasiado por hoy (será la retrasada porque lo que es la otra se pasa la peli entera rascándose el coño, o dejando que se lo rasquen) y que esa noche se van de ¡¡¡¡fiessssta!!!! Al acto las vemos en un bareto mugriento junto al pagafantas y al otro piojoso. Anestesia va borracha como un zurullo y llama al RICO para decirle que los libros que le ha regalado los tiene repetidos y que está en un bareto muy lejos de él, como para chincharle o algo (no sé, es una escena completamente carente de sentido, serán cosas de retrasada, no preguntéis). Luego sale del bar y a la puerta la intercepta el pagafantas que aprovecha que la tía va con una buena mierda encima para decirle que está por sus huesos.

Rinoplastia le hace la cobra, el otro insiste y justo aparece de la nada Mesié Grey para hacerse el macho (debía estar en el callejón de al lado vigilando a los del camión de la basura, recordad que le gusta controlarlo todo). Secuestra a Anafostia y se la lleva al catre porque yo lo valgo (aquí el pagafantas demuestra ser un mierda falto de imaginación porque yo habría llamado a la policía denunciando el rapto, lo que implicaría la actuación del FBI ya que el secuestro es un delito federal. Al final no pasaría nada porque los ricos son intocables pero oye, y las risas que te echas ¿qué?).

A la mañana siguiente, empieza el roneo, que si te he comprado ropa nueva porque te la vomitaste toda, que si nunca duermo con nadie pero mira hago la excepción porque tú no cobras, que si no podemos ser novios porque me van las cosas raras, que si no hago el amor, yo sólo follo (es más rápido, entre 2 y 4 minutos de media, como pronto veremos)… A todo esto han pasado 45 minutos de película y en cuanto a contenido erótico esto es peor que “El Barco” en cuanto a contenido en general: no ha pasado NAAAAAAAAAADA. Y de pronto ella suelta la bomba: ES VIRGEN. Sí, sí, lo tiene más cerrado que la billetera de un rabino. A don pesetas se le disparan las alarmas. “Uf, uf, chichi sin estrenar, allí que me voy, esta zorra va a ser DE MI EXCLUSIVA PROPIEDAD”- pensó Cosa Molesta. Total que Grasiento se la tira esa noche, y ella tope ya tope cachonda y emancipada de su tirano himen le prepara el desayuno a la mañana siguiente mientras menea el culo por debajo de la camisa que le coge prestada. Joder, tanta secretaria y ni una cocinera, rancio hijo de puta….

Y para entonces la cosa ya empieza a oler a pastel de cereza cosa mala. Tú lo sabes y yo también, y el director también lo sabe, pero claro, donde no hay manos no hay galleta, y lo que adaptamos no es “Historia de O” precisamente (yo también tengo KULTURRA, como Cristino Gay). Así que las siguientes dos escenas de sexo que son NORMALES las filma lo mejor que puede, la chica en pelotas, evitando que se le vean los granos del culo al tío, luz cálida para realzar la piel femenina, tetas, un amago de perrito, una palmadita en el culo, ella se muerde el labio, tetas “no hagas ruido que se me baja” un poco de misionero, tetas “estate quieta que no me corro” ella se muerde el labio, ella gime, él gruñe, ella gime mordiéndose el labio, FIN. Ni la obliga a comer caca ni a practicarle una triste mamada, ni sexo anal ni na de na, que eso es denigrante y está feo.


“Ejem, a ver si me voy a tener que levantar a untarle el culo con mantequilla a alguien…”

Bueno tranquilos, después de traginársela las dos primeras veces, ahora sí, por fin el usurero le explica que en realidad a él le va otro rollo, algo que ella no entendería. Sinalefa se muerde el labio cuatro veces, pone cara de cerda encharcada y dice su frase del milenio:

“eXXXplicamelorrrslurpñamñam”

El ricachón le enseña entonces un cuarto lleno de latigos (daño 1D4) fustas (1D3+1), varas (1D4+1), cachiporras (1D6+1) y artilugios varios para zurrar, azotar y ahostiar, y acto seguido le saca un contrato con 28.000 clausulas en el que se detalla las condiciones de su relación amo-esclava, que incluye el uso y disfrute de todas esas mierdas. Contrato que ella se lleva a casa y se lee tumbada en la cama toda cachonda, en bragas y con los piececitos descalzos en alto para que quede mas foxy-foxy la escena. Más adelante Anacleta se reúne con Grey en su sala de juntas para discutir algunos puntos que no tiene claros, en una escena en la que Danny Elfman se lo pasa pipa poniendo música jocosa, y que viene a ser algo como esto pero con mordidas de labio de la una y caras de idiota del otro:

Y esta obra maestra queda rubricada con la frase “TE FOLLARÍA HASTA LA SEMANA QUE VIENE”.

Y aquí amigos, lo confieso, llegó la escena que me la puso dura. Los dos pedorros dan por concluida la reunión y suben a la azotea del edificio y ¿qué hay allí? Un pedazo de helicóptero blanco precioso, con hélice y todo. Jo, qué belleza.Y es que ver una libélula de acero surcando el cielo nocturno sobre la ciudad iluminada da para un par de pajas o tres. Tú lo sabes y yo también, y el cabrón del director también lo sabe, y se recrea. Claro que sí. Lástima que el subnormalito le ponga su nombre a todas las cosas para no perderlas, al helicóptero también.

Te podías escribir el nombre en la polla, cachomierda…

Mientras la subnormal todavía se está pensando si firmar el contrato o no, vamos viendo cómo las familias de ambos se van conociendo, aparece Marcia Gay Harden (la loca religiosa de “La Niebla” que “si necesita una amiga se sienta en la taza y caga una”) haciendo de madre del ricacho, hay una escena de folleteo mas por ahí, el merluzo sigue sin peinarse, los dos palominos se bañan juntitos (solo les falta el patito de goma, aishhh qué monos), el pocholo le compra un Audi A3 de marca sionista a la pocholina y le dice a su chofer que venda el vetusto pero sólido y fiable Coche del Pueblo… ella se pone pesadita un par de veces con que por qué no duermen juntos ni van al cine como novios normales, él le dice que no, que eso no es sado y patatín, patatán… en fin, 50 minutos mas de morralla Hollywoodiense.

Pero no sé cómo el director se lo monta para no aburrir. Supongo que sobre todo es que el amigo se porta en las escenas de folleteo, los cinco o seis minutos de desnudos (controladitos y no íntegros) bien fotografiados, y siempre enfocando más a la tontita que al maromo. Las espectadoras indignadas “¿donde está nuestra dósis de rabo?”. Aquí no, desde luego jur, jur. Bieeeennn, este chico me gusta, sabe lo que se hace.

Lástima que la xiqueta además de un logopeda necesita ir al McDonalds urgentemente y acumular un par de kilos o tres de grasa en el culo y en las tetas. Pero bueno, al menos tiene las piernas bonitas.

A estas alturas la risita estúpida no dejaba de escapárseme cada vez más alta, y es que argumentalmente, la cosa empezaba a hundirse como el Titanic, partido por la mitad y hasta el fondo: “juas juas Ehhhm esto…y… y… y e-el el sado y eso juas juas juas?”. Bueno, bueno… cuando llega la escena en que Apestosia está echada sobre el regazo de Grey y recibe dos manotazos en el pompis “como castigo poner los ojos en blanco” y luego el tío se larga corriendo en plan “me marcho que tengo trabajo”, y ella SE PONE A LLORAR PORQUE SE VA (porque la deja con el conejo de punta o algo ¿¿¿????).

O la siguiente en que el pipiolo lleva a la lerda a su gabinete caligari, la ata con cuerdas de alpinista para darle dos toques con el látigo de colas que parece que esté quitandole el polvo, y luego vuelve a tirársela en la postura del misionero y “cállate puta que no quiero oírte mientras te follo con mi super polla de 3 kilómetros” o la de la fusta, que directamente le podría estar dando con un periódico porque parece que le esté espantando las moscas y después la saca de allí en brazos porque “está extenuada la pobre (extenuada de aburrimiento, supongo)”… después de una CHORRADA TRAS OTRA ya no es que me estuviera carcajeando yo solo como un subnormal, es que SE REÍAN HASTA LAS NIÑATAS VEINTEAÑERAS QUE TENÍA SENTADAS AL LADO.

Llega a ser tan bochornoso que el director ya se apunta al carrusel deportivo de la mierda y los dos azotes con látigo de colas te los pone A CAMARA LENTA con dos cojones (la única cámara lenta que que hay en toda la película), para que se note bien cómo se ríe en la puta cara de la autora de la novela. Y ESTO ES ASÍ COMO LO CUENTO. Lo más sado que hay es cuando le dice que se tiene que quedar en bragas y de rodillas junto a la puerta como un chucho esperando el friskies cada vez que se lo ordene (sólo lo hace esa vez, que es la demostración) uh qué sado, ¡aprenda usted Dr. Lomp!

Y el cachondeo sigue, en un paseíto por el campo el florecilla le hace una revelación acojonante a la cazurrina: se inició en el sado con una MILF amiga de su madre (la llaman Mrs. Robinson para demostrar que tienen kulturra sinéfila y han visto la pinícula vieja esa con el tío de “Los padres de Él”), y fue su perrito limpialefas durante 6 años. Nah, me estoy flipando, dice que fue su “sumiso”, lo que debe significar que le subia el carro de la compra por las escaleras seguramente.

Pero el giro brutal está aún por venir. Una noche, mientras Anorexia ronca como una bendita él se sienta a su lado en la cama y dice en voz alta, para que los espectadores le oigamos, que su madre biológica ERA UNA PROSTITUTA ADICTA AL CRACK a la que no recuerda pero a veces VE EN SUS SUEÑOS, (si aquí suena un CHAN CHAAAAAAN!!!!! y hacen zoom a la cara del maromo es que me levanto a aplaudir, os lo juro). ¿Cómo os quedais? Lo sé, muertos, yo también me moría, me ahogaba preso de la hilaridad. El caso es que el tío tuvo una infancia jodida comiendo basura entre cartones hasta que su vida dio un giro radical, fue adoptado por una ricacha y bla, bla, bla, y tiene cicatrices de quemaduras de cigarro o picaduras de mosquito, no sé, unos puntos rojos en el pecho, secuelas de su pasado darks. Claro que igual es un herpes, como han sido QUINCE MUJERES las que según él, han pasado por su choza, y el señorito folla sin condón (luego lo explico) pues vete a saber…

Pero el director no se rinde en su cruzada antimuermo y a 20 minutos del final va el tío (desatado, no hay quien le pare) y te saca ¡un avión ultraligero! ¡dioooos qué cosa mas bonita, cómo das donde me duele cabronazo! Lástima que le obliguen a meter primeros planos de los dos lerdos, que como de costumbre tienen cara de no saber ni donde están.


There’s no sensation to compare with this
Suspended animation, A state of bliss
Can’t keep my mind from the circling skies
Tongue-tied and twisted just an earth-bound misfit, I

En fin que se bajan de la sublime y poderosamente regia máquina voladora (el avión es de Grey y ha invitado a dar una vuelta por los aires a la retrasada, porque es RICO y nosotros NO) y al mameluco le llaman por teléfono, pone cara de preocupado y ha de salir corriendo otra vez. Corte, Aplastasia en la mansión, Taylor el chofer del ricacho (interpretado por Max Martini, que sólo por el nombre ya tiene más cromosoma “Y” que el otro cagarruto) le dice que el amo está “preocupado” (pfffjajajajaja). Aparece Grey. “Que esta to mu jodío. Que la vida de un rico no es fasil, blah, blah”. Anatolia erre que erre que quiere que duerma con ella y que la trate como a una novia normal (igual que se mueren por hacer el friendzone y el guerrero ario, pero ella lo quiere todo en modo RICO y ellos son POBRES). Él le dice que no, que lo que le va es ahostiar a las mujeres para sentirse poderoso porque su mente es un pozo de mierda. A ella no le convence. Quiere que le dé fuerte, que le deje el culo bien colorado, que le demuestre lo que es el dolor, a ver si puede aguantarlo (que seguro que no es patanto, luego me compras unos Manolo Blahnik y se me pasa el resquemor) vamos que, en resumen:

O eso o es que se ve que a la retrasada, después de leerse de pe a pa DOS VECES un contrato de tres kilómetros donde se detallan términos como FISTING ANAL y PINZAS PARA GENITALES, aún no le queda muy claro de qué palo va el maromo. Total, que él la despelota, la hace poner el culo en pompa y le da, esta vez sí, con alegría, con garbo, SEIS azotes con el cinturón (al final el muestrario de cachiporras y báculos victorianos se ve que era de atrezzo, no tocar que se rompen). Y ¿qué pasa? Que Anal-tasia no puede más, un combo de seis es demasiado, su nivel de superputa no ha sido suficiente (la próxima vez inténtalo con una bola Genki hecha con los flujos vaginales de todas las frustradas de la tierra, a ver si funciona). Llorando a moco tendido, horripilada y espeluznada, se aparta de él en plan “no me toques violador coprófilo que llamo a la DEA”. Le pide la pasta que sacó el mayordomo por vender su coche viejo (¿qué os decía yo? retrasada si pero gilipollas no ¿eh?) y se larga a su casa. Y lo último que se ve es la puerta del ascensor cerrándose en los morros de las espectadoras, que se quedan frustradas sin haber llegado al quinto.

“Jo tía el ascensor. Igualico que Blade Runner, esto me ha llegao”.

Bueno esto de espectadoras a punto de llegar al quinto… ahí me he pasado. La verdad es que si llegan al primero ya es para que se lo hagan mirar. CUATRO ESCENAS de sexo en 125 minutos, el resto morralla. Esto ni siquiera puede considerarse una película erótica, es un drama romántico pasteloso con un poco de erotismo, punto. Y aquí me tengo que quitar el sombrero de nuevo ante el director… ¿he dicho director? No, no, agarraos que vienen curvas, LA DIRECTORA.


UN PUTO APLAUSO PARA SAM TAYLOR-JOHNSON ME CAGO EN LA PUTA. ELLA TAMBIÉN ES UN HOMBRE DE VERDAD.

Cinecutre acaba de inventar la crítica con giro argumental ¡¡TACHAAAN!!

Oye, que no era fácil coño, que el guión y la historia son para pegarles fuego, y la tía se casca unos alardes de competencia que hasta te emocionan. Que si una yuxtaposición por aquí, que si unos planos de detalles bien metidos por allá, que si un uso coherente y variado de la iluminación para imprimir diferentes atmósferas, joder que hasta sabe dinamizar el puro relleno, y encima prioriza las tetas por encima de los rabos en pantalla, por favor qué regalo de la Naturaleza esta mujer dios mío.

Y Danny Elfman, aunque va un poco con el piloto automático, como ya es costumbre, ¡se hace notar! Hasta juega con la comicidad en escenas que tanto directora como compositor saben que no se pueden contar si no es con un ligero cachondeo, de lo tontainas que son (lo de la parte contratante de la parte contratante que decía antes, y os juro que no exageraba, es que si llegan a intentar hacer algo sensual o serio con esto directamente me muero de vergüenza en la butaca). Hasta tengo que alabar las ganas que se le notan de sacar un desnudo integral que tiene (algo que por supuesto no le dejan hacer, ya que probablemente está reservado para la estúpida edicion “uncut” en dvd y blu-ray, ya se sabe, hay que vender bien el pescado) y como se desfoga sacando medio segundo el felpudete de la lerda y hasta los pelajos púbicos y la base del rabo medio de rasquis del tío, así, para joder. ¡Aishhh qué gamberrilla!

Y aún diré más: LA GUIONISTA (Kelly Marcel, otra hombre de verdad) demuestra que también sabe lo que hace. Que tiene un truño como un puño que adaptar y aun así le pega unos buenos tijeretazos con dos cojones, aligerando en gran medida la puta mierda que es. Sin ir más lejos el libro está narrado en primera persona por el personaje de la retrasada, lo que en la película se traduciría por la voz en off de turno dándote la brasa cada tres minutos (y hubiera sido APOTEÓSICO oír a la mongólica hablando de su diosa interior y diciendo que se corre atolondradamente y demás paridas vergonzantes por el estilo, que plagan sin piedad la novela), pero no, la buena mujer ha eliminado por completo el odioso recurso, demostrando un notable criterio y ganándose mi mas sincero respeto. Eso sí, la historia es la que es y los díalogos son los que son y eso no hay quien lo arregle.

LAS FEMEN SE REVUELVEN EN SUS COMPRESAS USADAS…ah no, que ellas también son fans del libro…

Y con esto toca hablar del sado de los cojones, y de la rocambolesca polémica y la intoxicación mediática absolutamente caníbal que ha habido entorno a este folletín barato que es “50 sombras de Grey”, la novela. Vamos a ver hijas mías…¿OS HABÉIS LEÍDO ALGÚN PUTO LIBRO EN VUESTRA PUTA VIDA? Ya no erótico, o “romántico”, pregunto un LIBRO en general, porque lo de esta mierda es directamente surrealista. Aparte de reducir el contenido erótico a no más de 15 minutos en un metraje de 125 (cuatro escenas de sexo de 2-3 minutos, todas ellas bastante normalitas y luego un par de sado-mantequilla), lo cual hace que American Pie sea mas erótica en cuanto a cantidad y calidad; de sado, lo que se dice SADO, que se supone es la temática del libro, lo que hay es una puta broma subnormalesca.

No estoy hablando, ojo, de que sea “suave” o “para principiantes”, o de que sea artificial y falso para mi gusto o para el de cualquiera versado en la materia. Estoy hablando de que la autora del libro, a parte de que no sabe escribir, no tiene ni idea de lo que es el sadomasoquismo, el bondage, la dominación y la sumisión, ni nada de eso. Es que la historia que cuenta NO es de sadomasoquismo, NO LO ES EN ABSOLUTO. De hecho el fondo de la historia tiene unas implicaciones bastante DELEZNABLES. Y las definiciones baratas que te repiten por triplicado como leídas directamente de una enciclopedia acaban de rematar la inmundicia de todo ello.

Vamos a ver, lo que entiende esta ilerdense por sadomasoquismo es un tipejo es que ESTÁ TARADO DE LA OLLA porque le pegaban de pequeño y que lo que tiene no es una tendencia sexual “exótica” sino una PSICOPATÍA DE LIBRO (ver “Halloween” de Rob Zombie y al pequeño Michael Myers matando a sus mascotas para mas información), lo que se traduce por un lado en una relación absolutamente dañina e inconsciente, propiciada por el interés ignorante de ella y la enfermedad mental de él, y por otro en un verdadero insulto y una falacia amarillenta sobre las personas de tendencias sadomasoquistas verdaderas, quedando retratado el sadomasoquismo como algo causado invariablemente por traumas infantiles, o sea, el más rancio y caducado de los tópicos.

Y hablando de tópicos rancios, me imagino que alguno/as estarán bramando como babuinos hace rato: si lo de Vegeta (otro Hombre de verdad y no el maricón del Grey, por cierto) y el nivel de puta impresionante os ha parecido una sobrada, lo que se marca la escritora no sé lo que es. A saber, una tipeja que le pide a un tío que le dé una paliza porque es lo que a él le pone “a ver si puede una autohumillación tan rastrera y vergonzante es propia de la mas grave enfermedad mental o de la avaricia mas ratera. Porque por el retraso no es, no hay nadie tan retrasado catalogado en la historia de la medicina que yo recuerde.

”No, no lo hay”

Pero es que olvidaos de la tunda del final, la relación de estos dos desgraciados ateniéndonos a los encuentros que se suceden en la película, y las frases (por llamar de alguna manera a la basura que sale de sus bocas) que se intercambian en las dos horas que dura, se cimenta pura y llanamente en que: él es un atorrante y podrido RICO que pretende ser el dueño absoluto de una POBRE estúpida apocada que no ha follado en su vida antes de conocerlo y manejarla a su antojo arropándola con chucherías carísimas; y en que ella es una cateta a babor a la que visten por vez primera con ropa de señoritinga y atiborran con caviar a cambio de ser un mueble con orificios lubricados. De la boca del señorito mierdaseca no sale ni una puta frase galante que merezca un triste “hola” de una mujer con un mínimo de neuronas, puesta en boca de un hombre de clase media, eso sí.

De hecho, el espectro de sensaciones que provoca pasa de “soy un pedante infecto sin puta idea de lo que es tener clase y educación” a “tengo un par de hostias con el puño cerrado, o un par de docenas mejor”. Un cero absoluto en carisma. Lo único que tiene el tío es DINERO A ESPUERTAS, porque es que ni físico el muy pelacañas, tengo yo mas planta que él y estoy hecho una desgracia humana de no dar palo al agua (por cierto, un puntazo el vikingo de la ferretería, un aplauso más para el director. Por si el señor Grey no era lo bastante mierdaseca, encima te sacan ahí a un hombretón como está mandado para ridiculizarlo más).

¡AH ESPERA NO, QUE ELLA AGUANTA LAS HOSTIAS POR AMOR! Por supuestísimo, “Amor” aparece POR DOQUIER (aunque en la novela bastante más). La gente debería ir a la iglesia a rezar misas por la palabra Amor. A esta pobrecita sí que la han vendido, apaleado y crucificado, Cristo a su lado se hizo un triatlón con jubilación anticipada. ES UNA PUTA VERGÜENZA que ni siquiera acerquen a 10 kilometros esta basura a la palabra Amor. Y ahora, está claro, alguna pedorra tendra los cojones de salirme con lo de “uuhahahahuh, eres tonto, si que se quieren con amor, le da un contrato para que lo firme, todo lo hace voluntariamente, que gilipollas machista que eres, que todo es consensuado ”.

Lo del contrato, un documento, recordemos, redactado UNILATERALMENTE y en el que figuran aberraciones tales como imponerle a ella un ginecólogo elegido por él, obligarle a tomar anticonceptivos orales y no de otro tipo (y si el tío tiene la polla podrida de peste bubónica de follarse a todo lo que se mueve da igual) y la lista de alimentos que debe ingerir obligatoriamente cada día (vamos que sólo falta tatuarle el sello de la CEE en el culo) es el remate final a la absoluta diarrea mental que tiene la palurda de la autora. La infantilada brutal que se saca para decirte que “Los sadomasoquistas están chiflados del coño pero todo lo que hacen lo acuerdan por escrito, tranquilos que todo lo hacen porque quieren REPEAT x3” cuando lo que está haciendo la giliputaliana esta es justificar LA VIOLENCIA DE GÉNERO, y no hay más.


Eso sí, llevar esta pegatina en la parte de atrás del coche es machista, misógino, degradante y hasta cancerígeno ¿no, beodas de los cojones?

Parece mentira como se esgrimen palabras como “machismo” o “trato vejatorio”para gilipolleces como que ya no den anuncios de lencería por la tele “porque ofenden a la mujer”; pero que cuando una completa ignorante escribe un montón de mierda (uno no, TRES) a las mujeres del mundo entero les parece la revolución sexual que estaban esperando y un puto maltratador de mierda es de repente el hombre del año. Pues en la próxima novela que la protagonista tenga diez años y así normalizamos la pederastia ¿no? me imagino cómo de repente empiezan a salir “expertas” diciendo que en la antigua roma las niñas a los 13 años ya se consideraban en edad de casarse y que lo de la “mayoría de edad” es un tabú autoimpuesto del siglo XX. Dadme una palangana que poto por favor… Y eh, que me parece perfecto que la gente lea y se haga pajas con apologías hediondas del maltrato, del racismo o de lo que sea, como si quieren comer caca de perro, pero si lo hacen, que luego se metan los dobles raseros por el culo y les den vueltas.

 

HAPPY ENDING BLOWJOB

En fin, lo bueno de este truño, es que gracias al buen hacer de la directora, la guionista y del mamoncete de Danny Elfman, el sucio discurso de fondo me suda el forro de los cojones. Haneke me puso de mala hostia con aquella mierda enferma de “La Pianista”, pero “50 sombras de Grey” por suerte, es tan estúpida, tontorrona y vacua; y sus escenas de “sado” se quedan tanto en la moñada más absoluta por lo cazurro e ignorante de la escritora (descontando lo del final, que directamente es un mierdoso maricón zurrando a una tía porque de otra forma no se le levanta, y la otra aguantando los palos hasta que le entra el ataque de autoestima), que la película solo me provoca carcajadas. Y todas sus fans mas aún. Y el tío aquel que metió la polla en la tostadora después de haberse leído el libro ya ni te cuento.

Y ahora me vuelvo a ver mis putas películas porno y de exploitation de la buena. Viva Ilsa, viva Sardu, viva Sir Stephen, viva Lorna la exorcista, viva el Rape & Revenge, viva Sexandsubmission y viva la madre que los parió a todos.

FUCK FEMINISM (Ya os dije que os ibais a ofender).



About the Author

The Watchful Eye