Review

Odio cuando a ciertos cineastas (llamémosles “autores”) de prestigio, con reputación y un par de pelis cojonudas que ya les vale un estilo propio y unos cuantos limpiasables incondicionales, les da por vender sus premiados culitos a la gran maquinaria de Hollywood haciendo adaptaciones o remakes “palomiteros” para la masa que acude a los cines en verano como quien se rasca una bola (K0m0 M0lAn L0s EfEkT0h Y eL tR3H deh ….). Esto con contadas excepciones, pero por lo general leer sobre las nuevas producciones de Aronofsky, Fincher, Gondry y varios otros, me llena de desolación y de un sentimiento de que la van a cagar y mandar su envidiable currículum al mismísimo carajo. Que le pregunten a Ang Lee cuando se atrevió a hacer el WORST HULK EVER, o al oscarizado Gavin Hood que por un plato de potaje le vendió el culo a la Fox con defecables resultados; y ahora le toca el turno al “maestro” M. Night Shyamalan, no precisamente en su mejor momento antes de rodar esto y, me imagino (y espero), considerando el hara-kiri después de las hermosas críticas que ha cosechado.

Los fans demostrándole su apoyo al hindú.

No entiendo cómo todavía no se ha pegado un tiro en la sien, con prácticamente el 99% del mundo cinematográfico acordándose de su madre con cada peli que saca. Si desde Señales hay quienes tenemos ganas de encontrárnoslo en la calle para decirle un par de cositas a la cara, con The Happening (inmundamente traducida en latinoamérica como “El Fin de los Tiempos”, ejem…) más de uno habrá pensado en ir hasta Filadelfia con antorchas a recuperar el dinero de la entrada y de paso subsanar el tiempo perdido dándole una o dos ostias al desgraciado. Pero a este señor le ofrecen adaptar una serie de Nickelodeon y en vez de considerar los cariñosos piropos de sus detractores y hacer para variar una buena peli, acepta prostituirse en la mierda más purulenta y mandar a tomar por culo su carrera, cual puta barata mal pagada. ¿Dónde ha quedado el amor propio? ¿Acaso este individuo no piensa en su familia? Sólo imaginen los años de bullying que le esperan a Night Jr. cuando sus compañeritos se enteren de quién es su papá.

 

Antes de destrozar este excremento, quiero aclarar a los talibanes de turno que mis conocimientos de la aclamada serie de tv sólo abarcan UN EPISODIO (el primero y me ha molado, a ver cuándo me pongo los demás…).

 

Y un solo episodio ha bastado para dejar más que claro que la cosa es más bien multiétnica, sin embargo Shyamalan, en plan redneck cavernario, no tiene ningún problema en fichar blanquitos de instituto para los roles heroicos y a sus paisanos morenos para hacer de malvados cabrones. Heil Shyamalan!!

 

The Last Airbender” (no Avatar por que viene Cameron y le hace lo indecible a tu culo) comienza con el logo de Paramount en brutal y épico 3D (seeeeeee… la he visto en 3D y casi a media noche por que era la única función en V.O. TERCERMUNDISMO le dicen…) para luego dar paso a la intro de la serie en live action aunque ya no en brutal y épico 3D, lo cual no me puede parecer más cojonudo: Uno paga de más para ver la misma película que ponen en las funciones de 35mm, solo que oscurecida por los lentes. Genios de las finanzas, genios.

 

 

¿A que encabronan esos trailers donde salen salas repletas de subnormales sorprendiéndose de los efectos en 3D?. Solo que en Airbender, el 3D es tan notorio y acojonante como el de esta imagen, lo que vuelve a esta gentuza el triple de subnormales.

 

 

Y eso señores, perdonando que la secuencia está insertada relativamente AL DESPUTE, es lo mejor de la película además de la banda sonora; mi Blu-Ray marca 1:06 de 103 minutos. Me queda una hora y cuarenta de lenta agonía sufriendo en ful eich di. Luego aparecen unas letras y una voz en off que resumen el planteamiento de la historia. Yo os lo resumo aún más por si alguien desconoce de qué va esta chorrada:

 

Hace un huevo de tiempo había cuatro naciones (agua, tierra, aire y fuego) donde la gente podía hacer el cabra con uno de estos elementos. También estaba el “Avatar”, un tipo que podía controlar los cuatro elementos y así mantenía a raya a estos pueblos que por ende vivían en paz. Un día el Avatar desaparece y los del fuego la lían parda.

 

La historia sigue con Katara y Sokka, hermanos de la tribu del agua. La primera puede controlar dicho elemento y de paso debería tener más carisma, el segundo tendría que aportarnos un par de risas. Ni lo uno ni lo otro, niñatos random y poco más aunque ya me dirán qué se esperaba contratando a una niña con apenas experiencia y a un Crepusculón. Los niñatos encuentran por la más impúdica casualidad una bola de hielo que resulta tener en su interior a un crío calvo llamado Aang y su bantha. ¿Qué hacía el niñato en una bola de hielo? Más tarde Shyamalan nos lo explica con voz en off, dejando lo que podría haber sido una secuencia cojonuda al ilimitado poder de nuestra imaginación. Y es que el indio tiene en tan buena estima a su público que una y otra vez apelará a nuestra creatividad para tapar los huecos que no le ha dado la gana de filmar. MUCHAS GRACIAS NIGHT, ahora mismo te imagino mendigando en los barrios más bajos de Nueva Dehli en lo que sería un mundo maravilloso, sin Mark Whalberg frunciendo ceños y sin Paul Giamatti haciendo el gilipollas…

 

…y con Bryce en el tope de su carrera; y es que si luego la hemos visto arrastrase entre bodriobodrio y bodrio risible (foto) seguro que salir en dos de tus pelis no ha ayudado mucho…

 

Resulta que Aang es el Avatar de las narices; debería ser un mocoso divertido, intrépido y que caiga bien, pero es que el gris niñato que lo interpreta tiene el carisma, la expresividad y la emoción de un pañal con caca.

 

En eso llega la nación del fuego a tocar los cojones un rato. A la cabeza va el permanentemente encabronado Príncipe Zuko (un Dev Patel sobreactuado) gritando y acojonando a la gente hasta que descubre a Aang, con quien intercambia un diálogo que bien podrían estar leyéndolo directamente del libreto mientras filman. Luego se lo lleva a su barco donde descubriremos que el crío puede manipular el aire (desde ya, cacho cerdos, no esperen chistes de ventosidades en el resto de la crítica, aunque en más de una ocasión pareciera que así es como el calvo usa sus poderes. JAR-JAR H1nXaM3 31 d13nT3 m01a Tr0n!!)

 

Aang logra escapar con Katara, Sokka y el bantha volador y llegan al templo de los calvos del aire, sólo para descubrir que fueron mermados por los cabrones del fuego. Y como todo hijo de vecino al que le han exterminado la descendencia, Aang se emputa un barbaridad, entra en trance y habla con un dragón (¿Wat Ta Fok?). Más tarde son capturados por algunos soldados del fuego que pasaban por ahí, y llevados donde tienen esclavizados a la nación de la tierra (yo juraba que aún seguían en el templo del aire. Qué gran muestra de montaje y continuidad señor director. Enorme).

 

Toca asistir a una de las más sonadas muestras de incompetencia por parte de Shyamalan. Se supone que Aang libera a la gente de la tierra en lo que debería ser una emocionante batalla filmada en uno de esos planos secuencia que hacen eyacular a los gafapastas. Pero nah, es un incompetente y los coreógrafos unos MALEANTES. Por favor ved esta mierda:

 

¿Qué es esta puta mierda de revolución señor Shyamalan? A ver… hay como 10 IMBÉCILES DEL FUEGO EN ESCENA (quién sabe cuántos más en la aldea) y bueh…. PUEDEN LANZAR BOLAS DE FUEGO, FUE-GO… De los cuatro putos elementos les ha tocado la lotería. ¿Sabían que a mí nada me encabrona más que las BOLAS DE FUEGO? ¿Por qué se quedan mirando como imbéciles si el capitán claramente grita round one, fight!! “mátenlos”??, ¿¿Por qué en vez de atacar uno por uno, no calcinan a los malditos niñatos entre todos con BOLAS DE FUEGO???, ¿¿¿Por qué corren a una confrontación física con Aang SI PUEDEN LANZAR FUCKING BOLAS DE FUEGO???? Es como si mi enemigo tuviera una moderfoker machine-gun y el imbécil corriera a golpearme con ella en vez de acribillarme. Y al final ¿¿¿por qué huyen asustados de Aang si NO LES HA HECHO NADA???? “Uhhh… me ha empujado con una ventisca”. Nenazas. Y ¿¿¿por qué huyen todos??? De los 10 soldados a lo mucho unos 5 habrán atacado, los demás se quedan mirando como subnormales el espectáculo… y a todo esto… ¿A qué viene tanta chorrada y aspaviento ridículo para lanzar un puto ataque (llevándose la palma los chinos bailarines de la tierra)? Shyamalan, macho, te han sobrado huevos.

Esta escena retro-mongola y por suerte eliminada del metraje final, vendría a ser la continuación del despute ya descrito. WAKA WAKA EI EI…

Después de la PEOR SECUENCIA DE ACCIÓN DEL 2010, Shyamalan nos muestra a Aang liberando a más gente de los subnormales del fuego, empeñados en ser humillados con ventiscas en vez de defenderse con JODIDAS BOLAS DE FUEGO como haría cualquier ser pensante con semejante habilidad. Y estos atorrantes son los que tienen sometida a la gente de la época…. Por cierto, todas estas secuencias vienen acompañadas con un montaje de videoclub y un James Newton Howard en el fondo, preguntándose por qué sigue desperdiciando tremendas partituras en estas películas.

 

Más tarde deja a sus compañeros y va a otro templo del aire o algo así, donde una vez más es capturado por los retrasados del fuego, de los que no tardará en librarse gracias a la ayuda de este folklórico desconocido:

 

 

  

¿A qué viene una máscara tan horrenda y hortera? Con lo fácil que es entrar con pintas de ninja, pasar mucho más desapercibido, imponer más respeto y quedar como un señor.

Desde ya, es el príncipe Zuko, y le ayuda porque quiere ser él quien lo entregue a su padre el rey y así recuperar su honor. Acá comprendemos por qué el pobre Dev Patel se pasa toda la película más encabronado que un chino, resulta que por un malentendido su padre lo humilló en un combate quemándole la cara (que no se nota una mierda la herida, a diferencia de la serie que le hacía mucho más temible). En fin que, Aang le ayuda a escapar no sin antes follarse a otro grandísimo cineasta:

 

No he encontrado el video en youtube, mi PC no está en condiciones de ripear un blu-ray y me da hueva descargar la peli para sacar una escenita. Así que jódanse si no les gusta mi pulso o la resolución de mi celular filmando la TV (y agradézcanme por desperdiciar mi tiempo haciendo CHORRADAS).

Ahora al señor Zack Snyder le empiezan a doler las gónadas. Shyamalan sin atisbo de vergüenza CALCA una secuencia entera de300 pero destrozándola a gusto con más ralentizaciones de las necesarias. A todo esto los anormales del fuego insisten en atacar de a uno y físicamente cuando podrían usar malditas BOLAS DE FUEGO. Vale, a Aang lo quieren vivo pero a Zuko no hay excusas para no meterle un hadouken por el culo. Al final logran escapar y Aang se deshace de Zuko al caer éste inconsciente.

 

Acá otra cosa que me ha pateado de sobremanera lo que no suena: Aang y su gente se dirigen a la tribu del agua del norte con la intención de aprender a controlar el agua. De repente sale la omnipresente voz en off de Katara contándonos su llegada, el cómo la princesa del lugar y el anormal de Sokka “se volvieron muy buenos amigos” y el entrenamiento de Aang al completo. Todo esto, me imagino, en la serie tendrá una importancia de varios episodios, pero como a Shyamalan le mola más pasárselo por la piedra… Total, cambio de plano y nos tenemos que creer que el calvo ya domina el agua como si tal cosa se aprendiera en una pocas horas; sobre la princesa y Sokka no diré nada PORQUE NO HAY PALABRAS:

 

  
Arriba, la princesa y el memo éste DESARROLLANDO una relación tristemente condenada a la tragedia. Abajo, dos anormales que se acaban de conocer hace 5 minutos y que nos importa un par de cojones lo que les pueda pasar.

A las pocas semanas/días/horas llega la nación del fuego con barcos que te cagas. Aang dice que la única forma de vencerlos es si habla con su espíritu dragón (¿¿¿???) y se va a meditar mientras la ciudad cae a su alrededor. Chorradas místicas que tendrían sentido si a Shyamalan no le sudaran los cojones y lo explicara como la gente normal. Total que los mamones del fuego se abren paso en la aldea con acojonantes salamandras tamaño familiar que jamás vuelven a hacer acto de presencia.

 

  

Te las ponen en el tráiler como si fueran a vomitar fuego y llevarse a 10 desgraciados por delante pero nah… ni 10 segundos en pantalla.

 

El Príncipe Zuko rapta a Aang y como era de esperarse fracasa épicamente y lo dejan congelado en una habitación para su escarnio y vergüenza. Poor Zuko, su gente le odia, los buenos se burlan de él y gracias a su cutre-cicatriz el único sexo que va a poder conseguir en lo que le queda de vida va a ser pagando o en Interné.

 

 

 

 

Entre tanto, uno de los objetivos de los mamones del fuego, además de capturar a Aang y tomar la ciudad, es cargarse a unos putos peces que vendrían a ser “los espíritus” (no dudo que en la serie tendrán su importancia pero Shyamalan se los saca del cipote). Cuando se cargan a un pez el cielo se torna rojo (?), los señores del agua ya no pueden controlar el elemento (???) y por un momento todo parece jodido hasta que a la princesa le da por ofrecer su vida para revivir al pescado. Lagrimitas, besito con el crepusculón, montaje de videoclub y ganas de asesinar aumentando.

 

En eso Aang, haciendo el simio y fusilando por enésima vez a Zack Snyder, se abre paso hasta lo más alto, donde conjura una ola del carajo (Newton Howard entra en estado de gracia) pero no la echa contra los barcos enemigos ni nada, que es PG-13 esta huevada y tampoco hay cojones. Las nenazas del fuego se amariconan y huyen cagando leches. Al final Aang acepta ser el Avatar de muy mala gana y el papá de Zuko le encomienda a su hija hacer lo que el muy imbécil de su hijo no puede. Créditos trabajaditos y a tomar por culo.

 

  

Shyamalan preparándose para buscarme y pegarme

 

Por ahí hay quienes dicen que no está tan mal, que a Shyamalan le tenemos colgado de los huevos, que si la dirigiera otro no la pondríamos a parir de semejante forma. GENTE, es inadmisible que quien se ha currado El Protegido me venga con esta cutrada que perfectamente podría haber hecho un McG, un Stephen Sommers o alguno de esos PROSTITUTOS DEL CELULOIDE. Si la hubieran dirigido esos haraganes sería entendible, pero ni de coña aceptable. Quitando el hecho de que Shyamalan JAMÁS debería haber aceptado hacer algo tan contrario a lo que es su carrera y su estilo, al menos debería tener la poca decencia de hacer una adaptación con su toque característico en la dirección (y es que hasta The Happening tenía sus momentos). Ni le saca partido al suspense, ni esas tomas sutiles, ni hay esos chistecitos tan inoportunos que jodían todas sus películas desde Señales y que por una vez no hubieran desentonado en absoluto. El peor delito sin duda es manosear el estilo que el visionario director de 300 ha instaurado y que parece ser la nueva (y única) forma de hacer pelis de acción, reemplazando el tiempo bala de los Wachowski por ralentizaciones y zooms. Si siendo Snyder hay quienes se mean en su boca y terminan hasta los cojones; siendo el director nominado al Oscar por El Sexto Sentido ya ni te digo.

 

Shyamalan, deslígate de esta saga de mierda, tómate unas vacaciones y luego ponte con una de tus “Night Chronicles“; y ese proyecto que se rumora será con el hijo de Will Smith por favor métetelo donde te quepa.

 

Y acá el humilde M. Night respondiendo a nuestros saludos. Impagable cuando al crepusculón le da por lamerle la entrepierna y así asegurarse unos cuantos años de más de trabajo con él; y es que se le acaba la saga vampírica y no quiere volver a pulular en excrementos direct-to-dvd (que es donde merecen acabar estos dos).


About the Author

Kusomaru