Review

warning

¿PERO NO HA QUEDADO BIEN CLARO QUE DEBES SALIR DE AQUÍ? ¿POR QUÉ SIGUES BAJANDO EL SCROLL DE LA PÁGINA?

BUENO, TÚ MISMO. 

AVISO A NAVEGANTES: ABANDONA ESTE ARTÍCULO SI TIENES MENOS DE 18 AÑ… Buá que coño, si lo vais a leer de todos modos, para qué perder el tiempo. Hijos de puta. Luego no nos echéis la culpa. Echádsela a papá y mamá por no saber educaros.

A veces los seres humanos necesitamos hacer cosas insensatas. Para escapar de la rutina, quizás. Para demostrarnos algo a nosotros mismos o a otras personas. Hacemos puenting o comemos en un burguer para poder mirar a los ojos a la Muerte y poder decirle “Hoy no, so pedorra” o gente que se mete a cura o monja sólo para poder estar más cerca de Dios…

Pero algunos necesitamos cruzar la fina línea que separa la insensatez de la estupidez. O ir incluso más alla y descender a las mismísimas Puertas del Infierno… Aunque sólo sea para llamar al timbre y salir corriendo.

Boku no Pico es… Joder, la mejor definición posible es la que me dio mi amigo Obi, redactor de ésta web. Él me dijo una vez:

Boku no Pico es la mayor declaración de intenciones que ha hecho jamás Japón… De que quieren la Tercera Bomba Atómica

Para resumir, Boku no Pico es una tierna historia donde niños de unos 12 años son enculados sin parar y eyaculan 70 litros de esperma pegajoso en cada corrida.

 

Capítulo 1: El Infierno huele a Nenuco

Tamotsu, un oficinista de vacaciones en la costa (que alguien vaya SOLO en vacaciones es algo súper creepy; y si sumas la palabra “Tailandia” a la ecuación, el FBI tirará abajo la puerta del hotel donde te alojes) observa la playa por unos prismáticos de esos que funcionan con monedas. En una roca divisa una estilizada figura desnuda, tomando el Sol. El crédito de los prismáticos se agota y rápidamente introduce otra moneda pero… La maravillosa visión ha desaparecido.

Triste, Tamotsu pasea por la ciudad hasta dar con un bar llamado BeBe (hilando fino, los putos pedobears estos). Es un barucho de viejas, regentado por un misterioso anciano. Allí encuentra a Pico, el ¿dueño, dueña? de la misteriosa silueta que vio por los prismáticos. Trabaja allí de ¿camarero, camarera? y el dueño del local pide a Tamotsu que “Juegue con Pico y se haga su amigo. Jojaojaoajoajaoa.

“Todavía recuerdo muy bien cuando mi abuelo me  vendió a un desconocido cualquiera… Era camionero y yo tenía 4 años. Nunca olvidaré ese primer sabor salado y cremoso.”

Los nuevos y sospechosos amigos vagan por la ciudad compartiendo risas, dulces y abrazos… Dios… El día de ocio termina en el coche de alquiler de Tamotsu, donde Pico guarrea con un helado. Lo deja todo pringado y se chupa los dedos con sensual (BUARGHS) deleite… El pene de Tamotsu se erotiza y se lanza sobre Pico, con intenciones marraneras. Pico se deja besuquear hasta que Tamotsu baja el calzón a Pico y se encuentra esto:

YOU LOSE!!!

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡YIEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEAAAAAAAAAAARGHS!!!!!!!! ¡¡¡¡PICO PARECE CHICA PERO ES UN TÍO!!!!

Lo que debería ser el mayor OWNED de la vida de Tamotsu, se convierte en un punto de inflexión. De inflexión homosexual. En lugar de escapar, decide que es mejor empezar a CHUPAR POLLAS. POLLAS DE NIÑOS. DE NIÑOS QUE PARECEN NIÑAS. Si tu instinto de conservación funciona y aún no te has cortados los ojos con un cortapizzas, verás como Pico eyacula un pegote de lefa que se queda pegado en el techo del coche, como uno de esos muñecos pegajosos que regalaban con los Phoskitos.

 

Esto debe ser un homenaje al final de Cazafantasmas.

La montaña rusa abisal no ha hecho más que su primera bajada y ya tienes ganas de prenderte fuego y abrazar bidones de gasolina.

“Me largo de aquí, HIJOSDEPUTA”

Tamotsu compra trajecitos de CHICA a Pico, el cual se divierte poniéndoselos… Se chupan las pollas el uno al otro y es hora de que Pico experimente su primera sesión de sodomía (HIJOSDEPUTA). El centro cerebral de los sentimientos de Pico debe estar en su culo, porque de repente le pregunta a Tamotsu “Oye… ¿Yo que soy para ti?

 

 Clavadito a una muñequita de porcelana. Igual de despreciable y terrorífica.

En lugar de responder lo obvio (“Eres lo más parecido a una chica que voy a follarme jamás, porque soy un puto perdedor“) se queda en blanco sin saber qué responder. A Pico le da un ataque de llorera y se va por ahí corriendo en bolas. Se corta el pelo en plan tía loca (delante del espejo y diciendo en voz alta “Eres una puta“) y dedica los siguientes días a vagar por cementerios. Se ha vuelto gótico. O mejor dicho, gaytico.

Tamotsu encuentra a Pico absorto en la lenta agonía de la contemplación del futuro de piedra que a todos nos espera (mirando tumbas). Le dice “Me importas mucho” y Pico le perdona en cuestión de nanosegundos… ¿Pero no se había sentido utilizado o algo así? Un puto desarreglo psíquico que debería arreglarse con años de terapia (O UNA PUTA PALIZA CON PUÑOS AMERICANOS) se arregla con un “Me importas mucho“. Idos a tomar por culo, hijos de la grandísima puta… Bueno, no, mejor no. Por favor. Pero la serie no te hace caso y los dos desgraciados, viejo y niño/a se van a la playa y follan bajo la luz (morada) de la Luna.

Y así termina el primer capítulo. Eso que notas moviéndose de un lado a otro dentro de tu pecho es tu alma, que se acaba de ahorcar.

 

Capítulo 2: Enter the Chico

 

Pedaleando en leotardos por mitad del bosque así, Pico encuentra a un alegre jovenzuelo que gusta de nadar desnudo cual despreciable delfín. Se miran, sonríen y ya son amigos. Chico, que así se llama el nuevo personaje, invita a Pico a su granja, donde vive con su hermana (¿una mujer? ¿en esta orgía de salchichas tamaño cóctel? FIJO QUE TIENE RABO).

Chico muestra a Pico las maravillas del campo: Bucean (desnudos), duermen juntos (y desnudos) y se lanzan paja el uno al otro (sin ropa, cómo no).

Pajeros que se tiran paja en un pajar…

Como Pico no tiene padres ni casa o yo qué cojones sé, pasa la noche en casa de Chico, que vive en el ático. Allí los dos niños ven a través de una fisura en las maderas del suelo la habitación de la hermana de Chico… que está masturbándose con un plátano.

Entonces Pico pregunta a Chico:

-“Oye… ¿Tú sabes lo que está haciendo tu hermana?
(No Pico, para, es demasiado joven…), Chico responde –
No… ¿Qué es lo que hace?” -responde Chico
-“¿Sientes como tu ochinchin se pone duro?” (PICO, HIJODEPUTA DEJA DE HABLAR YA)

Pero no para. El muy desgraciado no para. Pico empieza a chuparle el ochinchin a Chico, quien al rato grita “ME SIENTO RARO, VOY A HACERME PIS pero no es pis lo que mea, no. Es yogur de hombre que Pico chuperretea.

CHICO´S INNOCENCE 9/11 NEVER FORGET

El tiempo pasa y la amistad se transforma en homopedofilia. Porculizaciones, pajas y travestismo entre niños pequeños pasan ante tus ojos, los cuales ansían la apacible oscuridad que solo puede proporcionar un hierro al rojo vivo…

Disfrazados de sirvientas, follan en el mismísimo salón de la casa de Chico. Ya les da igual todo a los creadores de esta abominación. Aparece la hermana de Chico y les pilla en pleno acto… Y en lugar de disimular o salir por patas, la tía gilipollas se pone cachonda y se hace un dedo a escondidas.

¡¡¡¡FURCIA, FURCIA, FURCIA!!!!

Los personajes, sudorosos y cubiertos de ectoplasmas, sonríen. Porque saben que tus neuronas están muriéndose. Y no hay nada que les haga más felices que eso…

 

Capítulo 3: ¿Sabíais que el coco rallado lo inventó Hitler?

 

 EVERYBOOOOODYEEEEEEAAAAAAAH FUCK YOUR BOOOOOOOOOODDYYEEEEEEEAAAAAAH!!!

Vestidos de Back Street Boy, Pico y Chico se divierten caminando por las calles de Tokyo. Mientras juegan a una máquina de esas de coger peluches con un gancho, les aborda un… una… ¿una niña? Tiene pelo de chica, viste como una chica y dice llamarse Coco, que es nombre de chica… ¿No? Coco Channel, o Coco de los Teleñecos que quiere ser mujer y se hace llamar como si ya lo fuese.

 Si dices muchas veces seguidas en voz alta Pico, Chico y Coco, te detiene la policía.

Coco es tan amable que invita a la parejita que acaba de conocer a su casa, ubicada en los túneles del metro de Tokyo. Allí tiene una especie de loft gigantesco con toda clase de lujos domésticos: Televisión, nevera y como no, UNA PUTA DUCHA QUE ES USADA DE INMEDIATO SÓLO PARA VOLVER A MOSTRARTE CUERPOS DE NIÑOS DESNUDOS.

Aún no se le ha visto la entrepierna a Coco, asi que su género sigue siendo un enigma… Pero Pico se despierta en mitad de la noche con ganas de hacer pis. Buscando el baño, se topa con la habitación de su anfitrión donde, cómo no, ESTÁ PAJEANDOSE. NO PODÍA ESTAR HACIENDO UN PUTO SUDOKU O ESTUDIANDO PARA UN JODIDO EXAMEN, NO. Pico se pone cachondo y se pajea a escondidas, observando a Coco. El director mantiene la tensión y el misterio en esta escena, quiere que el sexo de Coco siga siendo secreto hasta alcanzar una catarsis homopedófila cuando Coco se abre de piernas y tiene, como cabría esperar, polla. Al verla, Pico alcanza el orgasmo (GIYIJPOKJBHTFGYIHIJLKN) y eyacula media Central Lechera Asturiana…

La casa de Coco debe de oler a requesón.

Al día siguiente van de excursión al parque de atracciones. Caminando por los túneles del metro, se dan cuenta de que Coco genera apagones eléctricos allá por donde pasa. Uh. El tokyota travesti les cuenta historias magufas a Pico y Chico, de reencarnaciones y mierdas new age sobre “hadas de ciudad” dando a entender que Coco es una especie de ente sobrenatural. Que ha venido a nuestra dimensión a follar con niños.

Pero el misterio paranormal no debe ser protagonista en una bella historia de prepúberes follacas. Hay que introducir conflicto y celos. El irrefrenable vicio de Coco le lleva a dejarse encular por Chico, lo que produce un ataque de celos a Pico. La tristeza embarga a Coco, él no quería generar conflictos. Se despide de los dos amigos y desaparece… Y tú rezas porque no vuelva a salir.

Pico se siente mal por haberse vuelto un celoso e inicia junto a Chico una búsqueda que termina en la Torre de Tokyo. Allí, Coco les espera con una pedosonrisa en los labios (DIOSNODIOSNOQUESEACABEYAPORFAVOR). Mientras hacen un 69 triple (¿Un 696?) la ciudad entera se apaga y enciende al ritmo de las embestidas del ciempiés humano que tienen montado los 3 bastardos en lo alto de la torre. Eyaculan, salen cohetes (Sisi, tiran cohetes, mirad)

… y la serie termina por fin. Pero de una forma espantosa. Pico, sentado desnudo en una cornisa, nos mira a los ojos y nos dice:

Entonces gritas “JODER, ¡¡¡NOOOOOOOOOOO!!!!” y te lías a puñetazos con la tele donde has visto Boku no Pico. Te da igual destruir un objeto valioso. No importa que tus puños sangren por los cortes del cristal y el plástico. Es lo más cerca que vas a estar jamás de matar a Pico con tus propias manos.

 

Conclusiones

¿Conclusiones? ¿QUÉ CONCLUSIONES PUEDO SACAR DE ESTO, JODER? ES UN ESPECTÁCULO DANTESCO, LA AUTÉNTICA OBRA DE UN PERTURBADO MENTAL QUE MERECE ESTAR, COMO MÍNIMO, EN LA PUTA CÁRCEL. O MUERTO. O MUERTO EN UNA CÁRCEL.

Al principio del artículo hablaba sobre descender al Infierno de forma voluntaria, sólo para demostrarte a ti mismo que eres capaz de hacerlo… Pero viendo esta serie he comprendido una cosa: El Infierno está dentro de todos y cada uno de nosotros.

Ese, llamémoslo monstruo, lado oscuro, a veces consigue manifestarse en algunas personas y el resultado son matanzas, dictadores o Michael Bay. El Infierno de Katsuyoshi Yatabe se llama Boku no Pico. Sólo era una idea malévola sin más, pero consiguió reunir a un grupo de dibujantes y entre todos parieron este Anticristo.

Lo peor es cuando intentan ser simpáticos… Es como si Hitler matase judíos disfrazado de colegiala. Ojalá Tarantino lea esto.

En cuanto a mí, como espectador, me siento horriblemente mal. Cómo si acabase de ver un vídeo de hora y media de un tío matando cachorritos de Corgi con un zapato. No ha merecido la pena…

En absoluto…

Feliz Halloween



About the Author

Cacaman