Review

Título original: Scrooged
País: Estados Unidos
Duración: 101′

Llega la Navidad una vez más a ésta, su página amiga, y el amo Zuul no ha querido dejar pasar la oportunidad de comentar la que, probablemente, sea la mejor película navideña de la historia del cine, a su gusto, claro. No hablamos de la clasiquísima (y libre de derechos de autor) ¡Qué Bello es Vivir!, sino de Scrooged, traducida aquí como Los Fantasmas Atacan al Jefe, pasándose así por el forro toda referencia en el título al conocido Cuento de Navidad de Charles Dickens.

Hasta hace no mucho, cuando todavía reponían con asiduidad Verano Azul, Antena 3 quemaba El Príncipe de Bel Air y no a los Simpson, no había realitys y la tele del corazón era poco más que Chapis y Belinda Washington -a mí me ponía, ¿a ustedes no?-, existía una curiosa costumbre que servía como hito para ratificar que la Navidad ya había llegado. En la tele programaban Willow,Cortocircuito y Los Fantasmas Atacan al Jefe, lo que convirtió a éstas y otras películas en clásicos que todo el mundo ha visto alguna vez casi por decreto.

Dirigida por Richard Donner, director al que siempre adoraremos por joyas como la saga Arma LetalSupermanLos Goonies oMaverick, era prácticamente imposible que la película saliera mal, ya sólo viendo el reparto la cinta transmite buenas vibraciones. Bill Murray, Karen “Marion Jones” Allen, Robert Mitchum, John “Lionel Luthor” Glover o Bobcat Goldthwait, el tarado de la Loca Academia de Policía, famoso por aquel entonces. Un elenco notable para un film sobresaliente. La música, de lo mejor de la película y del compositor, es de Danny Elfman, así que sobran las palabras, pues cualquier adjetivo parecería nimio al intentar describir la siniestra belleza del tema principal (Cinecutre también puede ser pedante).

Scrooged es una versión moderna del ya mencionado cuento de Dickens, en el que el papel principal de gruñón enfrentado con el mundo y, especialmente, con La Navidad, recae en Bill Murray, quien interpreta a Frank Cross, un ejecutivo de la televisión huraño y malencarado que recibe la visita de un ex socio muerto. Este insólito visitante le informa de que tres fantasmas le visitarán la noche de Navidad para que recapacite sobre el rumbo que ha tomado su vida y, por supuesto, Frank acaba convirtiéndose en buena persona e incluso llega a reconciliarse con su hermano, interpretado por el verdadero hermano de Bill Murray, y con su vieja e idealista ex novia, Claire Phillips, interpretada por Karen Allen. Ahora entremos en materia, destripemos la película.

Prólogo

Los niños de Móstoles también escriben a Santa

Tras un descacharrante comienzo falso en el que conocemos la programación navideña de la cadena para la que trabaja, conocemos a Frank en su propia salsa, en una reunión de directivos, entre los que destaca la omnipresente Mary Ellen Trainor, la madre del protagonista de Una Pandilla Alucinante. Allí, un incauto Bobcat, de nombre Elliot Loudermilk en la película, se atreve a enfrentarse a él y, como era de esperar por enfrentarse públicamente al jefe y por la pinta de tonto que tiene, es despedido. Muy a pesar de Grace Cooley (Alfre Woodard), la esclavizada secretaria de Frank, cuyo hijo es mudo y que viene a ser el pobre niño cojo del cuento de Dickens.

Don Alfredo brinda con los lectores de Cinecutre por el futuro éxito de Benito Floro.

 

Después de despedir a Elliot y de elaborar la lista de regalos de Navidad, Frank sigue demostrando que es un miserable al rechazar la invitación de su hermano para cenar en Nochebuena. Pero tranquilos, niños, que el bastardo lo pagará caro… El repugnante cadáver de un antiguo socio muerto le visita en su despacho y le advierte que al llegar el mediodía el primero de tres fantasmas se le aparecerá para tener unas palabritas con él.

El Fantasma de las Navidades Pasadas

El KKK también celebra la Navidad.

Asustado, Frank acude a su ex novia para desahogarse -para contarle lo del fantasma, mal pensados- mientras los acontecimientos se precipitan. Claire acude rauda a socorrerle, pero una vez en el estudio de televisión se encuentra con que Frank ya está recuperado y sigue siendo el mismo capullo egoísta y desalmado con el que rompió. Así que se larga y Frank decide irse a comer con el dueño de la cadena, Robert Mitchum. Pero llega el mediodía y con él dos fantasmas, el trepa de Brice Cummings, John Glover interpretando al supervisor de Bill Murray, y el Fantasma de las Navidades Pasadas, que le obligará a huir de la comida en mitad de una crisis paranoica muy típica del actor.

A partir de Enero el Fantasma se va a joder pero bien.

El Fantasma, un taxista loco, le lleva de viaje en el taxi, humillando de camino al bueno de Elliot que se ha dado al alcohol, a las Navidades de su infancia, cuando su padre le regalaba en Nochebuena un… filetón de ternera, normal que saliera gilipollas. Gracias a eso el pequeño Frank se pasó media infancia viendo la tele y acaparando recuerdos falsos como un penoso, hasta que entró a trabajar en ella. Primero como chico amargado de los recados y después como… uhhh… actor dentro de un disfraz de perro gigante, ejem. Todo esto le muestra el Fantasma, momentos felices y carantoñosos con Claire incluidos, hasta que Frank acaba hasta las narices y es devuelto a grito pelado al presente. Aún le queda al pobre hombre.

El Fantasma de las Navidades Presentes

Como se deje lo encaloman.

Como ve que la broma va en serio, Frank vuelve a acudir a Claire, va a buscarla a su trabajo que, como es un pedazo de pan, es un asilo para desamparados. Pero como Frank continúa siendo un imbécil vuelve a fastidiarla y la deja plantada. Él sabrá, pero por tonto recibirá como castigo la visita de un peculiar hada madrina que no para de darle leches, que digo leches… lo que mete esa mujer son auténticos ostiazos.

En Casa de los Alba, Halloween se celebra por bulerías.

Carol Kane, la actriz que lo interpreta debe ser muy conocida y tal, pero he de reconocer que si me suena es porque se parece a Joanne Cusack, porque repasando su filmografía me quedo en ascuas. El hada madrina en cuestión está como una puñetera cabra y entre neura y neura, grito y grito la buena muchacha le enseña el hogar de su secretaria, con mudito y sus miserias, el de su hermano, con su cuñada -la fornicable ex modelo drogadicta de Dame un Respiro– y todos sus amigos jugando al trivial en plan entrañable y el de uno de los vagabundos que conoció en el trabajo de Claire, que, por cierto, está más que muerto y congelado.

El Fantasma de las Navidades Futuras

Fans de X-Men desilusionados con la nueva entrega.

Ampliamente traumatizado, al pobre Bill Murray no le da tiempo prácticamente a recuperarse cuando llega el último Fantasma que, directamente, es la Muerte. Recién huido de los puños del Fantasma del Presente, Frank cae en las garras del tarado de Elliot, que completamente loco, deprimido y borracho ha tomado los pasillos de la cadena a golpe de escopeta. Frank escapa en ascensor con tan mala fortuna de encontrarse en él al último fantasma.

Acojona y todo.

Como la película es coherente, el fantasma que se parece a la muerte le enseña a Frank, entre otras cosas como la vida de loquero en loquero que llevará el hijo de su secretaria,  propia muerte. Hecho que acabará por transformarle en una persona nueva y feliz de sí misma.

Epílogo

Aquí amigos, llega el momento que toda película de Bill Murray debe tener si quiere ser reconocida como tal: el discursito. Un monólogo en el que el bueno de Bill levanta la moral del público haciendo un americanísimo speech que marca un punto de inflexión en los personajes. Se lo vimos en El Pelotón Chiflado, se lo vimos en Los Cazafantasmas y se lo vemos en Scrooged, eso sí… hay que reconocerle su mérito porque el que no se emocione es porque no tiene corazón. A mí hasta se me saltan las lágrimas con este en concreto, y es que por muy previsible que pueda resultar, Bill Murray es un dios viviente.

Felices fiestas, cojones.

Así que amigos, si han perdido la fe en la blanca navidad, si su vida es una mierda, si no tienen ya esperanza en la humanidad… pues suicídense, digo… vean esta película y canten todos juntos el tema final, pongan un poco de amor en su corazón, hagan felices a los que le rodean. ¡¡¡Joder, hermanos, pasen unas jodidas felices fiestas y un jodido próspero año nuevo!!!!



About the Author

Seth