Review

Titulo original: Forest Warrior

Pais: Estados Unidos

Duración: 93′

5 minutos de esta mirada reconvertirían a Kim Il Sung en capitalista ultraliberal. 

Sylvester Stallone lo intentó en Alto o mi madre dispara, Schwarzenegger en Un padre en apuros, The rock en las horribles El hada de los dientes y Un papa por sorpresa, Vin Diesel en Un canguro superduro, Jackie Chan en El super canguro, incluso Hulk Hogan se pasó media carrera rodeado de niños. Prácticamente todos los grandes actores de acción han sentido en un momento u otro la absurda necesidad de mostrar sus dotes como comediantes en películas aberrantes y rodeados de niños odiosos. Chuck Norris como leyenda del cine de acción que es, no podía ser menos y por eso protagonizó un puñado de comedias como Top Dog o esta auténtica tortura a nuestro cerebro que es El guerrero del bosque.

UNE FABULEUSE MERDE AUX CONFINS DU GRAND NORD

 El guerrero del bosque es una de esas películas que, una vez terminada, alzas la vista hacia el cielo y gritas a pleno pulmón: “¿Por quéeeeeeeeee malditoooooos?”. Dios, después de esto uno entiende que Chuck Norris no consiguiera estrenar ninguna película mas en cines.

 

“Jesusito, por favor desintégrame no soporto haber participado en semejante bodrio.”

 De hecho Chuck Norris no es ni su protagonista, los protagonistas son cinco odiosos chavales perfectamente intercambiables entre ellos. En la mayoría de este tipo de películas los chavales suelen responder a un estereotipo (el gordo, el empollón, el asiático, etc.), aquí no y te jodes, porque no te enteras demasiado bien de quién es quién. Pero da igual, porque la verdadera protagonista es la chica del grupo que entabla amistad con el espíritu del bosque, los otros sólo son SQNLI (Secundarios Que a Nadie le Importan) en realidad, al igual que algunos personajes accesorios como los padres de algunos de ellos, el sheriff del condado o un anciano negro que sólo sirve para que les cuente la leyenda del lugar.

       Vistos lo odiables que pueden llegar a ser estos niños se ha optado por la castración con tal de evitar su reproducción.

Total, que la chica de este grupo se hace colega del espíritu del bosque, interpretado por Chuck Norris como solo él puede interpretar un personaje de este calibre: cara pétrea y marcando paquete. Chuck Norris sólo funciona así, ya esté en una de masacrar comunistas o en una comedia infantil.

El único personaje que hace sombra a los estrangulables niños y al propio Chuck es Travis Thorne, esperpénticamente interpretado por Terry Kiser, cuyo malvado plan es talar el magnífico bosque que el espíritu y los chicos quieren proteger.

 

El show de Terry Kisser…

 El argumento base es un grupo de odiosos chiquillos deberán hacer frente a una empresa maderera que quiere talar el bosque en el que han crecido, con la única ayuda del “espíritu del bosque” el alma de un antiguo guerrero indio que protege el lugar y que puede convertirse en lobo, águila y oso.

Forest Warrior ha conseguido influenciar a películas como SAW, Hostel o Turistas.

 Evidentemente, como película cutreinfantil que es, no puede resistirse a introducir algunos momentos humorísticos, dignos de la comedia más sutil y refinada que van desde niños cogiéndose el paquete después de que uno de los esbirros estampe su entrepierna contra un árbol, a mapaches que sueltan sus ventosidades en la cara de los malos.

Y el momento cómico por excelencia: los niños se hacen con un walkie talkie y aprovechan para sabotear las comunicaciones de los leñadores con un cassette de rock con “desternillantes” resultados:

 

Air guitar con motosierras, sólo superado por el baile del McDonalds de Mi Amigo Mac.

Pero no todos los instantes de gloria son para los niños, aunque la presencia de Chuck Norris sea más bien anecdótica, tiene sus momentos. Ya sea cuando hace el auténtico falcon punch:

¿Cutre? ¡Qué va! Es que su técnica es tan perfecta y tan infinito su poder que sólo necesita una millonésima de segundo para completar su transformación, y el ojo humano no puede percibirla… 

O en su metamorfósis en oso, utilizando efectos especiales punteros y de última tecnología (para que tengáis una referencia 1996 es el año en que se estrenó Independence Day).

El pobre actor que hace de villano “enloquece” de terror… al saber que toda su familia le verá participando en esta bazofia. 

Por supuesto esto es una película de Chuck Norris, y aunque es eminentemente infantil no pueden faltar unas cuantas peleas. El problema es que Aaron Norris es su director, Aaron es el hermano pequeño de Chuck y es a la dirección cinematográfica lo que Chuck al arte dramático:

  Así se apaña una escena cuando las tomas que has grabado son todas una mierda y además insuficientes: metes planos de animales a porrillo y repites el plano del jeto de uno de los malos mirando hacia abajo TRES VECES. Qué maestro Dios mío… 

Poco importa que Chuck sea campeón de Karate, si las peleas están montadas con el culo de un beduino por el enchufado de su hermano pues acaban saliendo pasteladas como la que acabais de ver. ¿Donde están Sam Firstenberg, Sidney J. Furie o Joseph Zito cuando se les necesita?

EN RESUMEN

Lo sentimos Chuck, nos caes bien cuando matas vietnamitas, comunistas o activistas medioambientales enloquecidos, pero esto no te lo perdonamos.

   Ni la Madre Naturaleza le perdona esta ofensa a Chuck.


About the Author

Seagal