Review

Título Original:  Dark Shadows

País:  Estados Unidos

Duración:  113 minutos

 



AVISO 1: El presente artículo contiene algunos Spoilers que pueden destripar un poquito la película a quien lo lea sin haberla visto, y joderle la vida para siempre a Oso55.

 

AVISO 2: Este artículo incluye porrón de fotos absolutamente gratuitas de Eva Green. Lo anuncio más que nada para que ignoréis el aviso anterior y le echeis un vistazo a la puta crítica que para algo me mato en hacerla, cojones.


 

Pues sí amigos, Tim Burton, otro “ídolo” que se está yendo de cabeza al pozo de la mierda junto con el resto del cine actual, y se viene a hacer compañía al panteón de cineastas fracasados de Cinecutre. Con Alicia en el País de los Truños ya dio  la señal de alerta (yo me negué a verla, con los 30 segundos de break dance de Johhny Depp travestido ya tuve suficiente, GRACIAS) y con Sombras Tenebrosas la cosa huele directamente a cabrales caducado. Sí, sí, sí, ya veo el brillo de las antorchas de los fanboys que se pierden en el horizonte, que vienen en legión a lincharme todos esgrimiendo argumentos “de peso” como:  “Tim Burton es el último Dios de la tierra” “la puesta en escena es maravillosa”, “los decorados y la ambientación son la polla”, “Me corro con la actuación musical de Alice Cooper”, “Chlöe Moretz melafo”, “Eva Green melafo x 3000” ect.

 

 


Y no me olvido de las fangirls:  “Johnny Depp melofo x 10000”

 

Y la verdad es que yo le concedo ciertos méritos a la película,  a cada escena por separado no se le puede negar un mimo y un cuidado notables en cuanto a puesta en escena y planificación, cortesía del amigo de los pelos enredados, que intenta enmascarar como puede la castaña de guión (otra castaña) que le han encasquetado.  Luego es un gusto ver el repartazo de actores que tiene el film,  por muy desperdiciados que estén, que lo están (a Michelle Pfeiffer le han pagado, y me imagino que no poco, por salir QUINCE minutos), e incluso se puede decir que la banda sonora a base de éxitos setenteros está bien escogida y mola (menos cuando meten al puto Barry White para humorizar una escena de sexo, pero eso ya es manía mía); y por supuestísimo, Eva Green, además de comerse la pantalla con su personaje, MELAFO x 5000 (ya me conocéis, para qué fingir lo contrario…). En otras palabras la película durante un buen rato TE ENGAÑA totalmente gracias a todos estos elementos, LA DISFRUTAS durante esos primeros cuarenta o cincuenta minutos, y te dejas llevar por todo ese lujo visual.


 

Pero esto es como si coges un Ferrero Rocher, y tras quitarle su bonito papel dorado y metértelo en la boca, descubres que en vez de un bombón de chocolate con avellanas te estás comiendo un trozo de boñiga.  Poco a poco queda patente, cuando apartamos todas esas capas de brillante y colorido envoltorio, que el guión es una auténtica mierda. Una diarrea mental, un cúmulo de subtramas y situaciones que se suceden las unas a la otras sin una evolución clara, y que no pasan de las dos horas por puto milagro (o por falta de presupuesto) porque bien podrían prolongarse hasta que los actores murieran de viejos. Y esto no lo salva ni Tim Burton en su hora mas inspirada.

 

 


 

“Bueno comerse un trozo de mierda no es tan grave, te lavas los dientes después y ya está…”

 

 

 

ÑORDAS TENEBROSAS

 

 

La Película está basada en una antigua serie de televisión (de lo mas estrafalaria, por lo poco que he podido leer y ver en youtube, aunque no cuestiono su calidad en absoluto) y el superdotado del guionista (que no es Tim Burton, mas adelante hablo de él) parece que ha querido apelotonar como 10 o 12 capítulos en dos horas, empotrando a presión tramas secundarias y personajes que reducen su participación a escasos minutos, en detrimento de otros principales que a ratos desaparecen como abducidos (el de Bella Heathcote, la ¿protagonista? más ninguneada de la historia) durante cuarto de hora seguido o más.Y cuando ya ves que te repiten la misma puta conversación entre Eva Green y Johnny Depp en dos escenas distintas, una acabada en folleteo y otra en trifulca, empiezas a notar esa vergüenza furibunda que te sube por las sienes cuando te toman el pelo descaradamente.

 

“Vale, y ahora otra vez pero acabamos jugando un 21, ¡Atrezzo, que traigan la canasta y la pelota!”

 

 

Incluyo a continuación la MONSTRUOSA sinopsis directamente Copy/paste de La higuera.net (gracias chicos, ODIO escribir estas parrafadas insulsas, menos mal que estáis vosotros). No os saltéis nada cabroncetes, que hay diversas perlas insertadas:

 

En 1750, Joshua y Naomi Collins, junto a su joven hijo Barnabas, salen de Inglaterra para comenzar una nueva vida en Estados Unidos, donde construyen un imperio pesquero en una pequeña localidad costera de Maine, que terminará llevando su nombre: Collinsport. Dos décadas después, Barnabas (Johnny Depp) tiene el mundo a sus pies. El señor de Collinwood Manor, Barnabas, es rico, poderoso y un vividor sin remedio… hasta que comete el terrible error de enamorarse de una bella dama llamada Josette DuPres (Bella Heathcote), rompiendo así el corazón de Angelique Bouchard (Eva Green). Angelique, una bruja en todos los sentidos de la palabra, le condena a un destino peor que la muerte: lo convierte en vampiro y lo entierra vivo.

Casi dos siglos después, Barnabas es liberado accidentalmente de su tumba y emerge en el año 1972, en un mundo muy distinto al que conocía: un extraño en una época todavía más extraña. Vuelve a Collinwood Manor para encontrar que, lo que en su tiempo fue una gran mansión solariega, está ahora en ruinas; y que a los disfuncionales miembros de la familia Collins no les ha ido mucho mejor que a la casa, escondiendo cada uno algún oscuro secreto.

La matriarca, Elizabeth Collins Stoddard (Michelle Pfeiffer), es la única persona en la que Barnabas confía para revelarle su verdadera identidad. Pero su comportamiento, más bien raro y anacrónico, hace que la psiquiatra, la Dra. Julia Hoffman (Helena Bonham Carter), que vive en la mansión, comience a sospechar, pero no tiene ni idea de en qué tipo de problemas se está metiendo en realidad.

Barnabas decide restaurar la gloria de la que gozaba el nombre familiar, pero algo se interpone en su camino: la habitante más importante de Collinsport, que se hace llamar Angie… y que se parece sospechosamente a una antigua conquista de Barnabas Collins.

También viven en Collinwood Manor el inútil hermano de Elisabeth, Roger Collins (Jonny Lee Miller); su rebelde hija adolescente Carolyn Stoddard (Chloë Grace Moretz), y el precoz hijo de 10 años de Roger, David Collins (Gully McGrath). El sufrido mayordomo de Collinwood es Willie Loomis (Jackie Earle Haley), y la niñera de David, Victoria Winters (Bella Heathcote), es la nueva empleada de los Collins, la cual resulta ser, misteriosamente, la viva imagen del amor verdadero de Barnabas, Josette.

 

 


Nah, os he mentido, no he insertado ninguna perla, la he copiado tal cual, pero como premio por haberos leído ese rollazo, ahi va la  foto gratuita nº 1 

 

 

 

Bueno, el último párraf… ¡eh cabrones, dejad de roncar! … ejem, el último párrafo es el que debería acojonaros, y con razón (30 segundos de pausa para que leáis el último parrafo). La colección de personajes que parece directamente sacada de alguna colección de stick & stack especial halloween de cromos Panini asegura un cagadero mental de tramas secundarias, porrón de escenas superfluas de las cuales sobran la mitad, y un maltrato flagrante a la ¿historia? ¿historias? Principal/es.

 

 

 

 

hay 200 diferentes ¡colecciónalos!

 

Veamos, tenemos por un lado al ricacho de 1700 y pico que se tira a la super sexy y pechugona pornochacha de la mansión para después dejarla mas tirada que una mierda e irse detrás de la flacucha tristona y leucémica, ¡Oh, que emo que es todo! Ok, para ser un follargas tienes el gusto en el culo pero bueno, hasta aquí todo claro. La pornochacha es una bruja nivel 6, se encarga de la flacucha y vampiriza al ricachón que se escapa de la caja de muertos ya en los años 70, y se percata de que su mansión está llena de gentuza chiflada, que son nada menos que sus descendientes directos.

 

Aparece entonces una institutriz flacucha y tristona (Bella Heathcote, otra vez) Atención a dónde aparece mencionada, y muy acertadamente,  en la sinopsis de arriba: exacto en el ÚLTIMO párrafo, perdida entre la ristra de creepy-personajes-random. Y efectivamente, después de media película se te caen los cojones al suelo cuando ves que, pese a que al principio nos la presentan prácticamente como la puta protagonista, con mucha pompa en el tren mirando por la ventanilla con cara de Magdalena, y luego haciendo auto-stop en la furgoneta de una bunch de hippies fumetas, y siendo presentada a la familia durante la cena en la mansión, y suma y sigue  con escenas de introducción durante cuarto de hora; y pese a que es la viva imagen de la antigua novia del ricachón vampiro ect, ect; la tia literalmente DESAPARECE de la película porque en realidad esto va de la rivalidad ancestral /amor-odio entre la pornochacha bruja (ahora una hechicera super pro de nivel 20 o superior que controla toda la industria pesquera del pueblo pero que al final recibirá una humillante paliza que dan ganas de levantarse e irse del cine cuando lo ves) y el vampiro (que sigue siendo el mismo follargas gilipollas de siempre, y que aunque es muy grasioso y chistoso asesina en masa cuando le entra la sed). Y no hay más.

 

Pero volviendo a la niñera, como decía, nos la presentan respondiendo a un anuncio de prensa en el que piden a una cuidadora para un crío al que de boquilla te venden literalmente como un chucky de carne y hueso, pero que luego es un chavalín tristón (el-niño-marginado-que-Tim-Burton-lleva-dentro-bla-bla-bla-nos-tienes-aburridos-de-sacar-la-misma-mierda-en-todas-las-películas-joder) que ve al fantasma de su madre y poco más. Se toman un buen rato de peli vendiéndote que ésta es la “otra historia principal”, y luego ¿que pasa? que se va AL PEO. Ni más ni menos.

 

 

Con todos vosotros…¡La lampara!  (Con Bella Heathcote al lado, mucho menos importante).

 

Circula por ahí otro personaje, el de la hija adolescente drogada hippie-setentera (Chlöe Grace Moretz, la niña de Kick-Ass), que se pasa la peli o tirada en el sofá,  o bailando obscenamente canciones de los setenta o diciendo frases sarcásticas “super ingeniosas que te cagas”. Salvo para hacer “gracia” en un par de momentos y poner palote a Pedobear,  no es más que un personaje inútil del todo más, cuyo “trasfondo” se explica deplorablemente en dos putas frases durante el clímax final, incluyendo una revelación absurda/soprendente que luego destripo. Y para acabarlo de matar Chlöe Moretz tampoco es que se curre demasiado la interpretación. Lo único que hace es poner cara de ir hasta el culo de tranquimazin (y aquí estoy dando por sentado que está interpretando), pero claro la gente jar-jar-jar-me-parto-y-me-mondo con estas gilipolleces, ya se sabe:

 

 

 


¿Uh?


¿Ah?


¿nnnnnnh??


………………….

 

 

Bueno, mas adelante, como a la hora y algo de metraje,  hay un amago de convertir la película en una suerte de guerra de empresarios de la pesca, cuando Barnabás empieza a visitar baretos de mala muerte para reclutar oficiales de barco (aquí viene el cameo de minuto y medio de Christopher Lee que, literalmente embutido en su abrigo de pescador e incrustado en la silla,  MUEVE ÚNICA Y EXCLUSIVAMENTE LA BOCA. Es que ni parpadea el tío, os lo juro). Y sí… bueno vale… parece que la cosa va a tirar por ahí… pero no. Tim Burton se aburre y ahora vamos a hacer… ¡Una fiesta!

 


 NO KOMAS KESO EN EXZESO, NOOOOO…!

 

 

Bueno, no, una fiesta no, un “happening”, que estamos en los setenta. El vampiro quiere integrarse en la sociedad, entre banquete de yugular y banquete de yugular, y aconsejado por la adolescente drogada organiza una fiesta con actuación musical de Alice (Tim-te-hago-descuento-porque-somos-coleguis- y-nos-peina-el-mismo-chimpancé) Cooper incluida. Bueno, al menos vemos a Eva green vestida a lo Jessica Rabbit enseñando canalillo. Algo es algo. ¿Avances en la trama? ¿eing? ¿Eso que es?

 

 

 


 

“Olvidaos de la trama,  ¡MIRAD MIS TETAS!” (foto gratuita nº2)

 

 

Y toca hablar ahora del personaje de Helena Bonham Carter, insertado por cojones y porque si no esa noche Tim Burton se quedaba castigado sin follar. Una psiquiatra que se supone “vino a tratar al niño tristón de la familia sólo durante un mes y de eso hace ya tres años” Joder, pues sí que está zumbado el niño ¿verdad? Pues no, el churumbel salvo que dice que ve fantasmas y se disfraza con sabanas blancas para asustar a la gente es bastante normal, y la psiquiatra, pues otra que se toca el coño y fuma durante las comidas. Más adelante se empieza a inyectar sangre del vampiro porque le aterroriza envejecer y que los hombres ya no quieran triscársela (literal), y el vampiro se la carga y la tira al fondo de la bahia.

 


-¿Que me matan? ¿Cómo que me matan? Mira que te quedas sin mojar un mes ¿eh?

-Que no cariño, que es…er…para el final alternativo del DVD…

 

 

Y bueno, de Michelle Pfeiffer también podría decir que se toca el coño pero bien, pero es que al menos la presencia de esta Mujer, mas MILF cada día (aunque para la ocasión lleve escrito en la cara que tiene menos ganas de trabajar que yo), se agradece. Cosa que no se puede decir del mindundi que interpreta a su hermano (cuyo nombre no me voy a molestar ni en poner, os lo buscais en la lista de arriba si es que os interesa saberlo) que vamos, a ese tío  no creo que le hayan ni hecho contrato, porque en mi puta vida he visto a un personaje más superfluo e ignorable.

 

Por último menciono al bueno de Jackie Erlie Haley, en el papel de mayordomo/jardinero/currante random de la mansión, que se pasa la película robando escenas como un descosido (digo robando porque por muy carismático que sea el personaje podría perfectamente no estar en la película, puesto que también es innecesario del todo, para variar) a ver si nos olvidamos de aquella puta mierda de remake de Pesadilla en Elm Street que hizo hace dos años.

 

 

Paso de poner una foto del feo este. Marchando la foto gratuita nº 3

 

 

Pero ¡Ojo! ¡Quietos paraos!  Que la trama principal está clarinete y el genio del guionista (un tal Seth Grahame-Smith, alguién me puede decir por favor ¿QUIÉN COJONES ES ESTE TÍO?) lo tiene todo súper atado y maquinado ahí, full throttle. ¿Adonde se dirige todo esto? Pues de culo cuesta abajo y sin frenos al final, donde Eva Green monta en cólera y decide arrasar la mansión Collins en una “apoteósica batalla” (que lo mismo pudo haber sucedido hace media hora que tres horas depués, tanto dá) y ahí descubrimos por ejemplo que Hit Girl es una mujer lobo (toma ya!), que Michelle Pfeiffer tiene una recortada para pegar tiros en plan bad-ass (yeah!), que la bruja pechugona tiene un huevo de poderes super pro totalmente inútiles, con los que hacer cobrar vida las estatuas de la casa para que le hagan de chorus cuando se carcajea de lo malosa que es (y ya está, porque lo que es matar o siquiera luchar ná de ná, no hace mas que recibir hostias y perdigonazos la pobre), que la psiquiatra que está en el fondo del lago criando malvas resucita para la segunda parte,  y ochenta y cinco chorradas mas, no sea que se nos vaya a quedar medio fotograma vacío de “subtrama random” (si no recuerdo mal pulula por ahí un jefe de policía que sale en dos putas escenas incluyendo el final y que lleva escrito en la frente “trama secundaria desechada por falta de tiempo nº 528). Y la peli se acaba y tu dices “ME HAN ESTAFADO. CON DOS COJONES”.

 

 


 

El guionista. En serio, no le he hecho Photoshop en los ojos ni nada. ESTE TÍO es el guionista de Sombras Tenebrosas. Sin comentarios. 

 

 

 

 

Y PARA QUÉ SEGUIR…

 

Vuelvo a repetir, la peli visualmente es cojonuda, y los actores (los que tienen peso en la película que son DOS: Eva Green y Johnny Depp) tienen bastante carisma y química entre ellos, e incluso se puede decir que cada escena por separado está bien rodada y planificada, incluso puntualmente algunos diálogos son geniales, pero todo eso no es mas que puros fuegos artificiales, que intentan enmascarar sin conseguirlo que  en su conjunto la película es un puto desastre, que la linea argumental hace aguas por todas partes, y que todo ello culmina en un final forzado, abrupto, absurdo y en el que casi te imaginas a algún productor entrando en el plató diciéndole a Burton, “Eh mister greñas, acabando que ya te has divertido suficiente”.

La conclusión a la que llego es que han tomado al pie de la letra el planteamiento de la serie de televisión sin tener en cuenta de que no disponían de dos docenas de capítulos para elaborar las tramas, y que tenían que llegar al final en dos horas, de modo que el pastiche que les ha quedado es como tragarse los tres o cuatro primeros capítulos de la serie y luego saltar directamente al último, o sea, un cagarro tamaño jumbo-jet.

 

 

 

 

Iba a poner una imagen de Tim Burton actual, viejo y con barriga cervecera, pero ya es hora de la foto gratuita nº4

 

 

Tampoco voy a cagarme hoy en los muertos de Tim Burton  ni en los cimientos de Hollywood, no a cuento de esta peli, porque reconozco que es un producto incluso decente EN COMPARACIÓN con la miríada de infectos zurullos que flotan en la apestosa cloaca del cine actual (así de mal vamos), pero chavales, si esto sigue así creo que voy a acabar yendo al cine una vez al año: para el festival de Sitges y ya. Esta me la he tragado porque me invitaron, pero ya no pico más.

 

 

Bueno, sí, para Prometheus pico, pero ya está.

 

 


Sí hombre, ensima que el pinche pendejo de Ridley Scott me chingó En las montañas de la locura
con su pinche Prometheus, no mames, ve a ver Pinocchio wey…



About the Author

The Watchful Eye