Review

El 3 de Marzo de 1969, la Marina de los Estados Unidos creó una escuela de élite para sus mejores pilotos. Su intención fue la de adiestrarles en el anciano arte del combate aéreo y asegurarse de que un puñado de aquellos que lograran graduarse se convirtieran en los mejores pilotos de combate del mundo.

Lo consiguió.

Hoy en día, la Marina lo llama Fighter Weapons School… los aviadores prefieren llamarlo: Top Gun.

Así comienza, amiguitos, esta espectacular cinta de acción cargada de testosterona hasta la náusea y protagonizada por nuestro héroe de hoy, Tom Cruise, el único tipo que puede hacerle sombra a Harrison Ford como la mayor estrella (insisto, estrella) viva del cine de Hollywood (evidentemente esto no es más que una opinión personal, pero si hay alguien más taquillero que el tío Tommy o con más personajes memorables que Indy, Deckard o Han Solo que venga Dios y lo vea)

La historia es más bien simple, pero sólo con saber que el productor es Jerry Bruckheimer (cuando aún era socio del depravado politoxicómano Don Simpson) se imaginará el astuto lector que lo de menos es el argumento; la acción y las imágenes espectaculares mandan de la mano de una banda sonora tan sutil y delicada que hasta para las escenas de amor hace uso de la guitarra eléctrica. No obstante, Tony Scott (El Último Boy ScoutDías de TruenoSpy Game) cumple con su objetivo, como buen artesano del cine de acción que es, y la película es entretenida hasta tal punto que marcó a toda una generación (tengo una chupa y unas gafas de aviador de mi hermano que así lo atestiguan) convirtiéndose en uno de los taquillazos de los ochenta.

  

Take My Breath away… o Titutitaaaaaaaatiii tachán tachán

La cinta, estrenada en 1986, constituyó la consagración como ídolo de adolescentes del bueno de Cruise después de la decepcionanteLegend, curiosamente del hermanísimo Ridley Scott. Aquí Tom interpreta a Pete Mitchell, más conocido entre sus compañeros como Maverick, un apuesto piloto de combate que es reclutado junto a su entrañable compañero Nick “Goose” Bradshaw para formarse junto a los mejores entre los mejores, los Top Gun. Allí aprovechará para conocer el verdadero amor, enfrentarse a un enemigo de su talla, sufrir el dolor de una pérdida (¡como Concha Velasco!), descubrir cómo murió realmente su padre y lucir sus dos registros más conseguidos: la cara de “me encuentro ante un desafío, pero está todo bajo control” y su sonrisa de “Tom Cruise nunca pierde”… ¿iría a la misma escuela de interpretación que Pierce Brosnan?

El resto del reparto, sin desentonar sus actuaciones, sorprende por ser una de las mayores canteras de cutres de la televisión desde que Gil fichó por Telecinco. Obviando a Kelly McGillis solo porque está muy buena y a Val Kilmer porque es “el más grande guerrero del mundo”, tenemos a Tom Skerrit, ¿no les da como dentera su apellido?; Rick Rossovich, el aceitoso teniente Palermo de Pacific Blue durante la primera (y peor) etapa de la serie; Michael “soy mala persona” Ironside, el de V y Desafío Total; Tim Robbins que vale, no es cutre… pero me cae mal; Adrian Pasdar, el antropólogo de Senderos Misteriosos (aunque Dimitri diga que era una basura, a mí me gustaba); Clarence Gilyard Jr., el colega negro del quemadísimo Chuck Norris (¿soy el único que le ve cierto parecido en su vejez con Parada?) en Walker Texas Ranger; James Strickland el entrañable director del instituto de Marty McFly enRegreso al Futuro y la antaño deliciosa Meg Ryan haciendo de mujer del ahora doctor de Urgencias Anthony Edwards.

Mientras Goose sonríe inocente, Chipper le examina el sendero misterioso

La película en sí es una condensación de sudor de gimnasio y testosterona, hasta el punto de que en ocasiones roza lo gay. Todos los personajes, en especial Maverick, parecen estar permanentemente en tensión por ver quién es el mejor, el más macho, el más carismático… normal, por otra parte, si tenemos en cuenta la cantidad de litros de líquido inflamable que vuelan bajo sus culos a más velocidad de la que puedan ustedes imagi… vale, no tengo ni idea de a qué velocidad vuela un caza. Pero que mi torpeza no nos despiste, lo que quiero decir es que toda esta tensión por ser carismático queda reflejada en una serie de escenas cumbre que serán las que destripemos hoy aquí… sí, sí, os voy a contar la película entera, ¡me pagan por palabras!

Después de hacer esta peli nos forramos fijo, tú

 

Nos encontramos en la base aérea de… Nos encontramos en una base aérea de Estados Unidos, concretamente en un portaaviones (si es que los portaaviones pueden ser considerados bases aéreas, que no lo sé). Allí dos pilotos (Cougar y… ¡Oh, la casualidad! Maverick) están realizando sus prácticas acompañados por sus respectivos radioperadores (Merlín y el entrañable Goose), cuando de repente y sin previo aviso dos MIG-28 rusos entran a traición en el espacio aéreo norteamericano y nuestros alegres muchachos son instados a darles un pequeño susto… Cosa que Maverick no solo hace con gusto, sino que se permite el lujo de tomarles el pelo situándose encima de uno de ellos panza arriba de forma que los malvados pilotos comunistas pueden ver como Mav les hace un gesto universal con el dedo. Ahora bien, al pobre Cougar no le van las cosas tan bien, no sólo se ve incapaz de solucionar por si solo el tema de los MIG, sino que además el cagueta éste sufre una crisis nerviosa que le impide reaccionar, lo cual a tropecientos kilómetros por hora, lo quieran o no, es un peligro. Por suerte, Mav se da cuenta momentos antes de aterrizar su juguetito y vuelve para intentar salvarlo… ¿Conseguirá Maverick salvar a su compañero Cougar del ostiazo seguro?, ¿llegará a tiempo?, ¿sobrevivirá Merlín a la experiencia?. La respuesta después de la foto.

¿Sabían que los MIG se llaman así por Mikoyan y Gurevich? y no se me ocurría nada gracioso que poner aquí

Sí, por desgracia sí… Y digo por desgracia porque Merlín es Tim Robbins y de haber muerto tanto Arnold Schwarzenegger como yo dormiríamos mucho mejor hoy. Bien, pues, zanjada esta gilipollez, tanto Mav como Goose son seleccionados para ir a Top Gun, ya que, casualmente, el que iba a ir era Cougar, pero del susto decide retirarse de la aviación de combate (jaaaaa… mariquita, mariquita). Una vez allí, como es de cajón, Mav y Goose conocen a sus nuevos instructores de vuelo, Viper y Jester, (Tom Ske…Tom S. y Michael Ironside), pero también a sus respectivas némesis, los chulapones Iceman y Slider (Val Kilmer y Rick Rossovich).

In the Navy…

 

Pero como no TODO en esta peli podía ser tan gay, una vez concluida la primera clase en Top Gun, la alegre muchachada se suelta el pelo en un bar cercano a ritmo de Rock and Roll… Yeah. Y no contentos con eso, es en este preciso instante cuando hace su aparición en la película Kelly McGillis… Yeah yeah. Y Tom Cruise trata de ligársela montando un numerito musical ayudado por Goose y el resto de pilotos (por cierto, ¿alguien sabe por qué a todos los equipos de deportistas, profesionales o no, les da por creerse que el bar es suyo cuando salen en una concentración?). Pero cuán grande no será su sorpresa al descubrir no sólo que no va a llevársela a la cama (o al asiento trasero de su coche volador) sino que…

Una vez más, Goose sonríe inocente hasta… Bueno, no queremos problemas con los abogados de Tom Cruise

 

Kelly McGillis es Charlotte Blackwood, más conocida como Charlie, otra de sus nuevas instructoras de Top Gun. Amigo Tom, amigo Tom…. Donde tengas la olla, no metas la… ¡atchús! (que oportuno estornudo). A partir de aquí la película entra en la fase de tonteo entre Mav y Charlie, mientras el uno se gana el respeto de sus compañeros e instructores pilotando y la otra trata de disimular sus sentimientos y hace como que está muy interesada en el incidente de Maverick con el MIG. Pero hete aquí que de repente nos encontramos con lo que es la chulería convertida en fotograma, el paradigma del macarrismo, la quintaesencia de la prepotencia, el súmmum de la arrogancia… Juzguen ustedes mismos, pero, recuerden, solo Tom Cruise puede soltarle eso a un musculitos y dejarle así sin que peligre su integridad física.

No repuestos aún de la sobredosis de gomina y testosterona, las dos parejitas de pilotos deciden retarse a un partido de volley playa que, imaginamos, causó graves problemas de humedades en los cines… Y no sé por qué, los chicos de Cinecutre también tenemos cuerpos esculturales y no nos comemos un colín, claro que nosotros somos más de Botero que de Mirón. Bueno, resumiendo, Mav y Charlie tienen su primera cita (sin sexo), continúa la instrucción, llega la mujer de Goose (Meg Ryan), Cruise y McGillis discuten, se reconcilian, empiezan a salir (con besos) y… Llegamos al segundo momento musical de la película, protagonizado por la familia de Goose y mucho menos chirriante que el del ligoteo en el bar. El entrañable radioperador comienza a cantarle en el piano del bar a su hijo Great Ball of Fire (traducida al español como “Si me abandonas… me moriré, ¡o a un manicomio iré a parar!”), pero lo mejor llega cuando la for… Adorable Meg Ryan se suma a la fiesta gritándole a su marido lo que para muchas parejas de los ochenta probablemente se convirtió en un mantra: “Goose, potro mío, llévame a la cama… ¡o piérdeme para siempre!”.

¿A quién quieres más, a mamá o a papá?

 

Qué entrañable Goose, ¿eh?. Pues acto seguido los cabrones de los guionistas van y se lo cargan para que Mav tenga una crisis existencial y pierda las ganas de pilotar, bravo. Llega el momento de las depresiones, piensa en dejarlo, se entera de que su chica se va destinada a Washington, llega la graduación y es Iceman el que va a ganar… Todo mal, que dirían por ahí.

La Nevera de Zuul luchando por la integración de las mujeres en Cinecutre

 

Ahora bien, astutos lectores, como es evidente que la cosa no podía acabar como un alegato por el consumo de Prozac, Tom Skerrit (es que suena como el ruido de una sierra, joder) acude al rescate y sermonea a Maverick ayudado por el hecho de que, oh casualidad, combatió con su padre en Vietnam… O en Corea. Con lo que Pitt Michels (Maverick, despistados) acaba por graduarse con todos los honores (bueno, menos el de ser primero, claro) entre las felicitaciones y condolencias de sus preocupados compañeros. Que final más emotivo, ¿no?

Así es que da gusto, cojones

Pues no es el final, chincha. En mitad de las celebraciones aparece de nuevo T… Viper y les endosa el marrón de escoltar un barco perdido hasta aguas norteamericanas. Vive Dios que este tipo es un aguafiestas, aún sin acabarse una triste copa de champagne, Mav, Iceman y Hollywood (otro piloto) parten rumbo al portaaviones del comienzo de la peli (¿no dijo alguien que una buena película empieza como acaba?). Ya en pleno vuelo los MIGs vuelven a hacer acto de presencia y abaten a Hollywood en plena crisis existencial de Maverick, por suerte es Tom Cruise y hemos dicho que Tom Cruise nunca pierde así que se recupera, salva el culo a Iceman y vuelve a la base como un héroe. Y ahora sí que llegamos al final, pero.. ¿qué ocurre con la chica?. Efectivamente, aunque sea evidente, esa es la parte que nos reservamos de destripar aunque sólo sea por dejarle una pizquita de emoción al revisionado de la película… Anímese a verla querido lector, que seguro que de aquí a dos meses la reponen en Telecinco.

Me pone unos chopitos, sepia y una placenta a la plancha



About the Author

Seth