Review

Ah, hola amiguitos Cinecutreros… Venid, sentaos conmigo junto al fuego verdoso de esta bombona de pedos que rellené ayer mismo. Son geniales estas bombonas: las compras vacías y las llenas tú mismo con tus propios pedos. Bueno, pero vosotros no habéis venido a hablar de pedos, ¿verdad? Pustulio sí, vale. Lo que queréis es oír una historia Navideña, como todos los años…

Y venís a mí, porque odiáis éstas fiestas. Y es normal, son muy pedorras. A veces yo también pienso que la Navidad es insoportable, por muchas chuletas, Merpeipis y regalos que haya. Pues bien, voy a hacer que aborrezcáis de verdad la Navidad. Haré que os parezcan maravillosos los villancicos y los anuncios idiotas de colonia. Hoy no traigo una sino TRES películas navideñas, cada una más horrenda que la anterior. Y son todas CGI. Del malo, del directo a DVD.

El Árbol de Navidad La Leyenda (1996)

En el jardín de una pequeña iglesia conviven 3 grimosos árboles: Un abeto (doblado por el doblador del Padre de Shinchan), un roble (doblado por el doblador del Abuelo de Shinchan) y un manzano (doblado por el que dobla a todos los adultos menores de 35 años de Shinchan). Sus días pasan lentos y aburridos, discutiendo sobre qué árbol es mejor y más útil. De vez en cuando pasa por allí un niño llamado Guillermo, amigo del cura de la iglesia (jejejejeejijijijijijJIAJIJAJAJAJAJAJAJAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA….) que es la alegría de la pequeña familia arbórea.

Gracias, Pixar

Pero la tragedia se cierne sobre el jardincito: unos feligreses se BURLAN DEL CURA A SUS ESPALDAS porque la iglesia se ha quedado pequeña y el pobre hombre no quiere ampliarla para no cargarse el huertecito de detrás de la iglesia, en el que planta sus verduras para poder comer. Tampoco puede moverlo porque su terreno es pequeño y linda con el del padre de Guillermo…

Cuando aprendes a modelar en 3D lo primero que quieres hacer es tías desnudas, no curas digitales, joder.

¿Solución? Matar a uno de sus fabulosos árboles vivientes y parlanchines, concretamente al abeto para poder ampliar la iglesia por delante. Para retrasar las obras Guillermo y unos animales odiosos que viven también en el jardín (un mapache despeluchado, una ardilla histérica con la voz de Shinchan y una madre gorriona) roban las herramientas a los obreros. Que no me dan pena, se lo merecen, porque los hijos de puta cantan una mierda de canción que sólo tiene una estrofa que siempre rima en -ar.

“¡Las obras van a comenzar
el portón hay que reparar
la iglesia vamos a ampliar
todo el mundo a trabajar!”

Se me grabó la castroña esa. En fin, los curritos se quedan sin que trabajar y se largan. Empieza la temporada de nevadas y una ventisca revuelve todo el jardín… El abeto aparece cubierto de nieve  y manzanas y mierda decorativa. El cura y el niño ven al árbol, dicen “Oh, es precioso, mejor no lo cortamos” y la película se acaba.

La situación se ha resuelto por sí sola. Y te has tenido que tragar 30 y pico minutos de canciones de mierda y CGI mata córneas. Y encima con pretenciosidades, intentando hacernos creer que esta gilichorrada es una leyenda de verdad.

¿Veis como la Navidad es incapaz de inspirar nada absolutamente bueno?

Una Aventura de Navidad (2001)

Ésta va de unos despreciables “animales” que ayudan a Santa Claus a salir de un apuro. Ahora veréis por qué entrecomillo la palabra “animales”:

Jamás me cansaré de repetirlo: ¡¡¡YIFF IN HELL FURFAGS!!!

¿Eso son animales? Una polla. Eso son furryfags, tíos disfrazados de peluches, de esos que tanto odio y que se reúnen en fiestas privadas y se frotan unos con otros. Las vivencias de los furfags son narradas por un odioso búho, que vive en una cabaña en medio de la nada y gusta de invitar a niños pequeños a su hogar para… Contarles historias Navideñas. Eso es lo que dicen en la película, pero ya sabéis lo mal que pensamos de este tipo de actitud. Aunque bueno, viendo el jeto de los niños creo que ningún perturbado se interesaría por ellos:

¡¡¡¡YIEARGHS!!!! ¡¡¡SON LOS WIGGLES!!! ¡¡¡¡HAN VUELTO!!!!

La narración del búho nos sitúa en el mismo bosque donde él vive, pero muchos años antes. Entre los árboles vagabundean un mapache que parece un tío disfrazado de mapache y su amiga Honey Bunny, una loca gorda que conoció en un chat de furrys del IRC. Ambos son atormentados por dos capullos subidos en motos de nieve. Los dos furrys comentan lo malos que son los humanos, que por qué invaden su hogar, bla bla bla, misantropía nivel tercero de primaria.

El tren de un circo que pasaba por el bosque sufre un pequeño accidente que provoca la caída de unas jaulas, de las que salen un león con el culo cuadrado, una cangura coñazo y un roedor de raza inidentificable. Como las desgracias de mierda nunca vienen solas, Papá Noel sufre un percance con su trineo y también termina perdido en el bosque. Sus renos se asustan al ver al león (aunque es un león bueno y simpático) y huyen despavoridos en varias direcciones.

¿Cagarás cacas cuadradas si tienes el culo cuadrado?

Y el resto de la película son los putos furrybichos y Santa Claus llamando a gritos a los ciervos del gordo rojo. Gritan sus nombres constantemente, te los acabas aprendiendo (Cupido, Trueno, Cometa, su Padrenbragas) mientras deambulan entre los pinos nevados. Encuentran a algunos renos pero llegan unos lobos que sólo intentan cenar los pobres nada más, pero Santaclós pilla por banda al jefe de los lobos (que tiene la voz de Vegeta) y le echa una bronca de tres pares de cojones:

Pero… ¿De qué coño hablas putogordo? Los lobos son animales, joder. Comen carne de herbívoro y cagan proteínas para que crezca la hierba. ¿No has visto El Rey León o qué?

En fin… El gordinflas reparte regalos entre la escoria animal que le ha ayudado a recuperar a sus renos y el lobo vuelve apesadumbrado para DISCULPARSE: “Oye Santa Claus, siento haber ejercido la labor para la que existo. Perdona por querer comer y vivir, tío.” (No dice eso, pero casi). El cabrón de rojo le perdona y le promete que si es bueno, el año que viene le traerá un regalo (cualquier cosa menos dignidad).

No te acordabas de él y de los críos, pero el búho cuentacuentos cierra la película no con una, sino con DOS frases pro-Navideñas:

“La Navidad es la época del año en que las personas expresan sus sentimientos a los seres queridos”

“Es una época del año muy feliz”

El búho de mierda éste se cree Barbie para ir por ahí soltando frases gilipollas sobre la Navidad.

Y tras soltarte estas dos AUTÉNTICAS OBVIEDADES MAMARRACHAS, la película se acaba. 

Bueno, habiendo llegado tan lejos… Supongo que querréis que os cuente la última peli, ¿no? Pues jirvuygou.

Las Baby Bratz Salvan la Navidad (2008)

¿Qué cojones le pasa a la Navidad que tiene que ser constantemente salvada? ¿Síndrome de la Princesa Peach? En fin, las ya prácticamente extintas Bratz (fagocitadas por el arrollador éxito de las Monster High) en un intento de captar al público infantil, sufren una Hannah-Barberización y se transforman en repulsivos bebés macrocéfalos.

Imagina que vas a mear de madrugada y al levantar la tapa te sale una Baby Bratz. Yo mearía igualmente, pero con FURIA.

Las multiculturalmente correctas Baby Bratz pasan unos días con una anciana a la que llaman “abuela” (será un mote supongo… Una Bratz es china y otra negra, así que su abuela no puede ser una vieja gorda blanca peliblanca). Las criajas están a punto de marcharse, pero una inoportuna ventisca retrasa el vuelo de sus padres, que están todos de vacaciones haciendo snowboard de ese de mierda.  Las criaturas (del averno) están tristes por no poder pasar las Navidades con sus padres. Intentando animarlas, la abuela las lleva al centro comercial para ver a Papá Noel. Y allí está el culigordo de rojo, pero en realidad es un malvado ladrón, que urde un fastuoso plan: Mientras él atiende a las larvas, sus dos vomitivos duendecillos robarán las carteras a los padres. En serio, los duendes estos son la grima pesonificada. Su foto debería salir en el artículo sobre el Uncanny Valley de la Wikipedia:

Ésto es lo que sale si cortas en dos a Fétido Addams.

Las Bratz espían al falso Santa Claus y le escuchan decir en una conversación que tiene con su jefa mafiosa”¡¡ESTE AÑO NO HABRÁ NAVIDAD!!“. Las criajas se asustan y vuelven a casa. Quieren hablar personalmente con Santa para convencerle de que reparta regalos y se montan en una especie de trineo mecánico que tienen dando vueltas por su jardín, las muy putas ricachonas, para llegar al Polo Norte. A su vez, la abuela quiere sorprender y dar ilusión a las crías disfrazándose de gordo rojo, lo que desencadena una serie de laaaaaaaaaaaargas escenas donde podemos ver a una mujer anciana sufrir accidentes domésticos con una escalera mientras suena una canción grasiooooooooooosa.

Se desencadena una especie de road movie retrasada donde apenas vemos hacer NADA a las Bratz, que se supone que son protagonistas de la película (Salen muy pocos minutos en pantalla joajoaojajoa es ridículo). En su lugar vemos a una segurata que resulta ser Sarah Palin…

Palin es como Esperanza Aguirre. Pero con un esqueleto biónico.

…buscando con su coche de vigilancia privada al Papá Noel ladrón y a sus dos fétidos compinches. Así durante unos 20 minutos en los que sólo te apetece convertir las Navidades en un nuevo 11-S. El objetivo de los cacos es robar un coche de juguete RELLENO DE DINERO que un ricachón va a donar a un orfanato de Beverly Hills (¿pero allí hay pobres? A ver que mire… Ah, sí, tienen un orfanato ojaojojajoa). El coche está custodiado por un elfo de Santa Claus (¡¡¡UNO DE VERDAD!!!) en uno de esos mini-parques temáticos Navideños que pueblan la geografía Americana.

Gee… Sure is boring around heeeeeeeeeeere…

El elfo, en lugar de llamar a la policía cuando aparecen 4 niñas deformes en mitad de la puta madrugada, decide convertirlas en Elfas Honorarias. A ellas y a los dos compinches asquerosos del ladrón, que son retras los pobres y les gusta la Navidad. 10 minutos de mierda de “Pruebas Navideñas” para que los personajes demuestren su valía como ayudantes. Bah, la Sarah Palin resulta ser la jefa de los malos, encierra a todos en el establo de los renos y huye subida en el coche de juguete.

Los buenos escapan del establo subidos en los renos, se caen por un puente pero vuelan, detienen a Sarah Palin, descubren que lo más importante de la Navidad no son los regalos (hijasdelagranputa) y Fin.

 

Conclusiones

¿Qué moralejas extraemos de éstas 3 historias? No hace falta enumerarlas, siempre son las mismas machaconas cantinelas: LA NAVIDAD ES PARA COMPARTIR, LO IMPORTANTE NO SON LOS REGALOS, ¿CUÁNTOS LANGOSTINOS LLEVAS, CABRÓN?, etc…

Yo solo sé que… Siempre que acabo estos artículos Navideños, me encuentro a mí mismo en mi más pura esencia: de madrugada, en calzoncillos, comiendo dulces de marca blanca y bebiendo refrescos burbujeantes… Y así será como encuentren mi cadáver cuando muera (calculo que dentro de unos 5 años…). Pero no me avergonzaré. Todo lo contrario. Sonreiré allá donde esté y pensaré “He vivido, joder… He vivido...”

Feliz Navidad a todos.

“La mejor película Navideña es, sin lugar a dudas, La Jungla de Cristal 2.” -CacaMan

 



About the Author

Cacaman