Review

BEST WORST MOVIE?

 

“En 1989, un grupo de cineastas italianos llegaron a un pequeño pueblo de Utah. Creyeron que filmaban una simple película de terror. 20 años después, la infección se está propagando, y los supervivientes no pueden esconderse de su pasado por más tiempo.”Así comienza el Teaser Trailer de Best Worst Movie, un documental centrado en la pasión que levanta la película Troll 2, considerada por muchos como la “mejor peor película de la historia” (durante largo tiempo ocupó el primer puesto del Bottom100 de la IMDB). Y es que a día de hoy, y según nos intenta demostrar dicho documental (y la página web que lo promueve), Troll 2, secuela apócrifa del Troll 1 de Empire Pictures, es un auténtico fenómeno de masas en EEUU.

 

Pero viendo quién firma el documental (Michael Stephenson, protagonista del filme, y cocreador de la web BestWorstMovie.com), todo esto apesta a maniobra publicitaria para sacar tajada de haber participado en semejante inmundicia. Desde mi punto de vista, lo lógico hubiera sido que dicho documental lo firmasen fanáticos de Troll 2, y no los propios implicados en el filme. Pero bueno, esto es lo que hay. Y el Teaser Trailer mola, para qué engañarnos.

 

Polémicas aparte, es indudable que Troll 2 se merece toda la fama que ha cosechado. Personalmente, considero que no está a la altura de Operación en Las VegasDunyayi Kurtaran Adam e incluso House Of The Dead, pero es una muy digna rival para estas obras.

WELCOME TO NILBOG

 

La inolvidable secuencia inicial (que recuerda al comienzo de La Princesa Prometida) nos traslada a la habitación del pequeño Joshua, donde el fantasma de su entrañable y aparentemente demente abuelo Seth, le relata el cuento de los temibles goblins. El niño comienza a imaginarse la historia (haciendo gala de su mente perturbada), y vemos a un fulano con un cono en la cabeza (a lo David el gnomo), huyendo de unos enanos con caretas de goma y embutidos en sacos de patatas, todo ello acompañado de los títulos de crédito (que comienzan mostrando nombres ingleses, para dar paso a multitud de nombres italianos, lo que nos hace temer lo peor) y de una apoteósica y anticlimática banda sonora con sintetizador, que invita a la mofa y la descojonación (este tema musical también aparece en los momentos más épicos del filme).

 

 

El tipo del cono cae al suelo (en una de las caídas peor filmadas de todos los tiempos), y sale a su rescate una bella chica, que resulta ser un goblin disfrazado.

 

“Yo no me maquillo, me pinto pecas con rotulador, para estar más guapa”

 

¿Y por qué el abuelo Seth le cuenta esta terrorífica (y ante todo, enfermiza) historia a su nieto? Pues porque no quiere que viaje a Nilbog (si llega a tener un nombre más ingenioso me estalla la meninge), un pueblucho mugriento de 26 habitantes perdido de la mano de Dios, donde va a pasar las vacaciones con sus emocionados padres, quienes están impacientes por vivir “como granjeros y hombres del campo, igual que nuestros antepasados” (sí señor, esta es la idea que yo tengo de unas vacaciones inolvidables). Por los foros de IMDB hay quien defiende la existencia de este lugar, pero se trata de una leyenda urbana (de existir, ya habría alguien organizando excursiones).

 

¿Y DÓNDE COJONES ESTÁN LOS TROLLS?

 

A pesar de su explícito título, en Troll 2 no aparece ni un puto troll en todo el metraje. Los únicos monstruos que veremos son Goblins, unos enanos disfrazados con caretas de goma tan expresivas como un pasamontañas, que promueven el vegetarianismo por la fuerza, obligando a sus víctimas a tragar un potaje verde y grumoso, cuyo repugnante aspecto sólo abriría el apetito de un tragaldabas como Cacaman.

 

Entre los 6-7 goblins distintos (en la peli intentan hacer creer que hay decenas de ellos, pero todos se repiten, como los enemigos de un videojuego de Nes), hay uno que ha alcanzado notoriedad mundial, gracias a sus saltones, estáticos y estrábicos ojos PINTADOS, hechos del mismo material que su careta de látex (la cual rivaliza en calidad con la careta de JepetoBoy). Para muchos, este goblin es lo mejor de toda la película. Y es que cada vez que aparece, las risas se multiplican hasta el infinito (¿para cuándo un spin-off?).

 

¿El mejor monstruo de la historia?

 

Como curiosidad, os comento que las caretas de estos goblins fueron reutilizadas en la tercera entrega de la saga de Ator(http://www.youtube.com/watch?v=xWG4LU-8pn4), la cual, debido al éxito de Troll 2, fue rebautizada en Alemania como Troll 3 (no se debe confundir este filme con Contamination. 7 de Joe D´amatto, que durante un tiempo también fue vendida como Troll 3)

 

La alumna aventajada de Jim Carrey

 

Esta tiparraca de exagerado maquillaje, es Leonor Gielgud, la reina Goblin, una posible seguidora de los Misfits, tan irritante que provoca escozor (ocular y mental; sí, viéndola te pica el cerebro y no puedes rascarte), gracias a su forzadísima sobreactuación, como podéis comprobar en el siguiente montaje:

 

 

Ya os avisé, ahora no os quejéis de la irritación (por cierto, supongo que os habréis descojonado con el tipo que recibe una ostia y cae sobre una cama, ¿no?)

En la que se trata de la escena más críptica de la película (por aquello de que no tiene sentido y no encaja en la trama), Leonor sufre un calentón con una mazorca de maíz, y es por ello que decide trajinarse al primer púber que encuentra, involucrando en el coito a la “fálica” mazorca y a unos cuantos kilos de palomitas, lanzadas desde detrás de la cámara; todo ello acompañado de una ridícula variacion del You Can´t Leave Your Hat On de Joe Cocker (supongo que para no pagar derechos). Efectivamente, Troll 2 puede vanagloriarse de tener una de las peores escenas de sexo de la historia (si al menos mostrasen una mísera teta, pero es que ni eso).

 

VÍCTIMAS DEL “CHOCLO EMPASTADO”

 

Como habéis podido ver y escuchar, las sobreactuaciones (llamarlas actuaciones es atentar contra el sentido común) son absolutamente dantescas; os juro que me quedo corto, todos los actores están de chiste. Y es que el éxito de Troll 2 se debe en gran medida a sus inexpertos intérpretes, quienes, salvo el niño y alguno más, no volvieron a actuar, y con razón, en ninguna película.

 

Comenzamos hablando de la familia protagonista, centrándonos en Joshua, el gesticulante y grimoso niño. Es el único que parece tomarse en serio su trabajo, a pesar de que también actúa con y como el culo (el culo de mandril, por ejemplo). Al menos se le ve con iniciativa y ganas, y no parece mostrar problemas para recordar sus diálogos. Se comunica con su abuelo fallecido, quien le dice que queme cosas, motivo por el que sus padres creen que es un demente (le viene de familia).

 

Su mejor escena es aquella en la que “se mea en la hospitalidad”. Y es que para impedir que sus padres y su hermana ingieran un “apetitoso” banquete de alimentos verdes de origen goblin (tales como agua verde, tartas verdes o maíz con pasta verde por encima; vamos, todo un ejemplo de esquisitez), no se le ocurrirá otra cosa que subirse a la mesa, SACARSE LA CHORRA Y MEAR ENCIMA DE LA COMIDA Y DE SU FAMILIA, la cual permanece inmóvil gracias a un hechizo del abuelo (se nota como temblequean porque les cuesta mantener la postura), en una secuencia antológica que dio lugar a una de las frases más celebradas de la película:“¿Ves lo que está escrito? ¿Sabes lo que significa? ¡Hospitalidad! ¡Y no puedes mearte sobre la hospitalidad, no lo permitiré!” (dicha por el padre, según la traducción del amigo Yulifero). Lo extraño es que durante la regañina (que acontece inmediatamente después de la meada), los personajes aparecen secos, sin rastro alguno de pis.

 

“¡Ummm, tang de espinacas, mi favorito!”

 

Sus otros grandes momentos son: El careto que pone cuando descubre que Nilbog es Goblin escrito al revés (¡OH! ¡¡SORPRESA!!), en un giro de guión que ríete tú de Shyamalan; o cuando combate a los goblins con un SÁNDWICH DOBLE DE MORTADELA (¿o de pepperoni? no estoy seguro…) que su abuelo le ha traído desde el Más Allá (saber que en el Más Allá también hay sandwiches de mortadela, me deja más tranquilo), en una épica batalla final.

 

 

Mejor no pensar que hubiera pasado, si el bocata fuese de chorizo y panceta…

 

“Jódete, Kubrick”

 

El abuelo Seth, con su mirada perdida, su cara de loco y esa barba, me recuerda al pobre de Orson Welles en sus últimos días. Como abuelo ejemplar que es, además de enseñar a Joshua a mear sobre su familia, también le instruirá en la fabricación y uso de cócteles Molotov.

 

“Y cuando salga por la puerta del Ayuntamiento, le lanzas esto y gritas Gora Euskadi”

 

La intensidad de su actuación te hace cagar agüilla

 

“…revivido 6 millones de años más tarde, los únicos compañeros de Lister son, un ser que evolucionó a partir de la gata…”

 

Lo extraño del asunto es que el abuelo sólo se le aparece al niño cuando al guión le sale de los cojones, y además puede interactuar con el mundo real. Si así es, ¿por qué narices no combate a los goblins junto a su familia?

 

No es una mueca absurda, se entrena para sustituir a Carlos Sobera

 

Y ahora toca darle caña a la madre (me atrevería a decir que se trata de una loca que encontraron por la calle y contrataron por un par de bocadillos). Actúa tan aberrantemente, que aparenta haberse aprendido sus frases fonéticamente (como si no conociera la lengua inglesa), las cuales recita de memorieta (como la tabla de multiplicar), con un único tono de voz, pareciendo una de las narradoras de los cursos de That´s English (esta última comparación se la debéis al forero Monio). Aunque de vez en cuando se le escapa algún gallo, lo que unido a sus indescriptibles y espontáneos caretos, da lugar al summun de la despollación. Por respeto a su familia y al resto de la raza humana, Margo Prey no volvió a actuar en su vida y actualmente se encuentra en paradero desconocido.

 

Vaya, parece que hubo jornada de puertas abiertas en el frenopático

 

 

 

A la hija (una auténtica heredera de los 80) y a su novio me los ahorro, prefiero hablaros de Arnold, también conocido como el “Oh My Goooooooood!!!!!!!” Boy, un nerd amigo del novio de la hija, quien, cuya pasiva y desmotivada interpretación, rivaliza con la de la madre. Arnold protagoniza el que es posiblemente el momento más conocido de la película, cuando grita un forzadísimo “Oh My Gooooood!!” de varios segundos, mientras una impertinente mosca le ronda por la frente (jajaja), y varios goblins se comen a una chica que había intentado ligarse en el bosque.

 

 

El pobre nerd será secuestrado por los goblins, y a pesar de que no da señales de vida en dos días, los hijosdeperra de sus amigos no se preocupan por su ausencia, llegando a creer que “estará desflorando a alguna virgen”. Tras recibir el descojonante impacto de una lanza, e ingerir el “choclo empastado” (como lo llama McCloud), se convertirá en un ser mitad planta mitad humano, y por eso mismo la Reina Goblin le plantará en una maceta.

 

A esto le llamo yo echar raíces

 

 

Del resto de secundarios, no se salva ni uno, con sus caretos a cada cual más descojonante. Como el tendero Don Packard, un viejales que regenta la única tienda de Nilbog, y que con sólo 1 minuto de actuación, se ha ganado la adoración de miles de fanáticos, ya que con sus gestos trata de acojonar a la gente, pero consigue todo lo contrario.

 

 

Y el reverendo también se las trae, con su sermón sobre lo asqueroso que resulta comer carne (dicho sermón está transcrito en la sección Frases). Este personaje terminará siendo calcinado por el cóctel Molotov del abuelo, en una secuencia de impresionantes efectos especiales, donde (en un cambio de plano) le surgirán, por arte de magia, guantes en las manos y un traje innífugo que antes no llevaba

 

Este tío se cambia de ropa más rapido que Clark Kent

 

PEORES FRASES

 

Os emplazo a que las descubráis en la sección Frases.

 

GOBLINS DON´T EXIST, GOBLINS DON´T EXIST…

 

Aunque hay quien dice que Troll 2 la dirigió el legendario Joe D´Amato (autor de Ator, y un buen puñado de pelis porno), el artífice de Troll 2 es Claudio Fragasso, otro italiano que se esconde bajo pseudónimos, en este caso el de Drake Floyd.

 

Me despido esperando que les haya quedado claro que Troll 2 es una grandísima película cutre, totalmente merecedora de la calificación “Cutre de la Ostia”. Y recuerden, los vegetarianos son gente malvada. Desconfíen de ellos y coman carne, mucha carne. Hagan caso a Sam Neill, que sabe de lo que habla.

 

 



About the Author

oso