Review

Título original: Under The Skin

País: Estados Unidos

Duración: 108´

Cada vez que una actriz se desnuda para una película se monta un pitote de la hostia en todos los medios informativos (¿os acordáis de Eyes Wide Shut?), que cuentan la noticia como si Jesucristo hubiese renacido en forma de galleta Oreo. Cómo si no estuviese Internet lleno de gente desnuda y haciendo cosas inenarrables con cualquier agujero de su cuerpo. O como si tú mismo al desnudarte frente al espejo tuvieses tus partes censuradas por una barra de color negro.

Pero bueno, es el mundo en el que vivimos. Desnudarse es algo muy serio y hacerlo en el cine es doblemente serio. Pero si vas a desnudarte… POR LO MENOS QUE SEA EN UNA PELÍCULA QUE MEREZCA LA PUTA PENA.

Aunque… a Scarlett Johansson quizás ya le da igual que le vean el chichi.

Jijijijiji…

Under the Skin va de que la Johansson es una alien y se dedica a mirar cosas por ahí mientras conduce en busca de víctimas.

La película se divide en dos actos:

1-Scarlett Johansson Conduce y Mira Cosas.

2-Scarlett Johansson Le Da Un Yuyu Y Se Va A Mirar Cosas.

CRAWLING IN MY FORESKIIIIIIIIN…

Un motorista recoge a una tipa muerta en una cuneta y la mete en una furgoneta. No sabemos que le ha pasado a la chica, pero la intención del motorista es que Scarlett Johansson tenga ropa gratis:

Tu compras en el Día. Scarlett compra la marca Arcendado.

Podrían haber ido a comprar la ropa, pero no. Es más fácil matar o encontrar a alguien muerto por ahí que tenga tu misma talla y robarle. Cuando Scarlett termina de vestirse, han pasado 10 putos minutos de película. Bourfgs.

Los 6 siguientes minutos son Scarlett conduciendo una puta furgoneta mirando gente. MIRANDO. GENTE. Vale, luego descubres que se dedica a “recolectar” hombres y está buscando a su primera víctima, pero puedes contar esto en 2 minutos. Pero no. Más de 6 minutos de planos de gente caminando y a la que no habrán pedido permiso para usar su imagen en la película.

Recoge con su furgoneta a varios tipos y mantiene conversaciones circunstanciales con ellos. Ese tipo de charla que se me da tan mal porque no me gusta hablar o estar con gente que no se sepa el nombre de los primeros 150 Pokémon. Tras otros 4 minutazos de Scarlett hablando del frío que hace con desconocidos, se lleva a su casa a un hincha del Betis.

Bueno, del Betis o de la cerveza Carlsberg, no sé…

La casa de Johansson deduzco que es su nave espacial o algo así. Todo es de color negro (que creativo y artístico) y si caminas por ella desnudo, el suelo te absorbe.

Esta es la edición cultureta de Ahora Caigo

Es una especie de ritual de apareamiento, se produce varias veces durante la película. Scarlett y su presa caminan por el lugar desnudándose hasta que el pobre incauto se hunde en una especie de fango oscuro donde queda suspendido hasta que se muere de aburrimiento (igual que el público que está viendo esto) y se desinfla:

Qué asquito. Me recuerda a una bolsa de plástico del Carrefour que me atacó cuando nadaba en la playa de Estepona.

Son secuencias… Curiosas. Bien realizadas, como de videoclip (precisamente el director viene del mundo del videoclip y la publicidad) pero hay algo que las estropea. La música. LA PUTA MÚSICA. Toda la banda sonora de la película se sustenta en un ruido. UN PUTO RUIDO MOLESTO. Un sonido que parece como de violín o de un instrumento de cuerda similar, que suena así: GUUUUUUUUUUUUEEÑIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIH GUEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEÑÑÑIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIH. Suena como una vieja que está cayendo al vacío mientras se queja de que le duelen los juanetes. Acompañando al GUEEEEEEEEEEEÑÑÑÑÑÑÑIIIIIIIIIIIIIIIH suenan un cubo y una pala de plástico en la percusión y otra cosa que suena como cuando la máquina esa que tienen en la carnicería corta un hueso de jamón. Aquí tenéis el “temazo“, compuesto por Micachu… Que se lució.

Y aquí tenéis el tema principal reinterpretado por mí:

Por dónde iba… Ah si, eso, que Johansson (disculpad que repita su nombre constantemente, pero es que su personaje no tiene nombre) engaña a hombres prometiéndoles tetas y chichis y al final los pobres terminan hundiéndose en un liquido negruzco. Repite esta operación un par de veces más hasta que se encuentra con… Oh DIOS.


Este seguidor de Cinecutre.com ha llevado su amor por Jepeto Boy hasta límites insospechados…

Scarlett recoge con su furgo a este hombre que va a comprar al supermercado de noche porque la gente se burla de su cara. Seduce al pobrecillo y se lo lleva a su choza-devora-hombres. Tras ser absorbido por el lodazal, Scarlett se mira en un espejo mientras una mosca se choca contra una ventana (JARTISTA)… Instantes después, vemos que el Hombre Deforme (así se llama su personaje según IMDB) está vivo y es liberado por Scarlett, que se ha apiadado de él. El pobrecillo se queda desnudo en mitad de la nada y se va por ahí a… Yo que sé… A contarle a todo el mundo que ha visto en bolas a Scarlett Johansson.


Hay un plano de casi dos minutos del pobre hombre este caminando por un campo de hierbajos altísimos que, indudablemente, le arañan los huevos y se le meten por el culo

Pero es interceptado y asesinado por El Motorista Profanador, que ahora deducimos se dedica a deshacerse de las pruebas que pueda dejar Scarlett en sus cacerías. También hay una escena en la que vemos al Motorista Profanador examinar de cerca a Scarlett Johansson en una habitación completamente negra durante 2 minutos, para luego marcharse enfadado. Así que al final no sabes qué cojones pasa con el personaje.

Aquí acaba la primera parte de la película (Scarlett Johansson Conduce Y Mira Cosas) y empieza la segunda parte, en la que Scarlett Johansson sufre una crisis de identidad o le pica la espalda y no llega a rascarse o yo qué cojones sé y va por Escocia caminando sin rumbo y mirando cosas con su típica expresión de “¿Creo que estoy confusa?”.


“J.J. Abrams was here”

Empiezan 50 deliciosos y fascinantes minutos de…

Scarlett en la niebla.


Scarlett comiéndose un pastel.


Scarlett viendo a los Morancos.


Scarlett imitando a una lámpara.


Yo cortándome las putas venas.


Scarlett se ha drogado.

Scarlett buscando a Edward Cullen.


Scarlett en un anuncio de ambientadores de pino.


En su laaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaarrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrgggggggggggggggggggoooooooooooooooooooo periplo de “hacimiendo de cosas”, Scarlett se encuentra con un calvo en mitad de un bosque que le aconseja descansar en un pequeño refugio de campistas. Lo que Scarlett no sabe es que ¡¡¡EN REALIDAD ES UNA TRAMPA!!! El calvo cabrón es un violador y tras asaltar a Scarlett (sonando GUÑIEEEEEEEEEIIIIIIIIIIIH de fondo) y pringarse las manos de mejunje negro, descubre que bajo la piel de la Johansson en realidad hay una actriz de teatro alternativo haciendo una performance de mierda.


ME CAGO EN EL CIRCO DEL SOL

¿Qué hacer en estos casos? Pues lo más sensato:


Me la suda de donde ha sacado el bidón de gasolina. Pero me alegro de que lo tenga.

Plano artístico de una columna de humo elevándose hacía la nieve que cae y FIN. Y EN LOS CRÉDITOS SUENA GUÑIEEEEEEEEEEIIIIIIIIIIIIIIIIIIH

CONCLUSIONES

Un ladrillo artistoide de hora cuarenta (la primera vez que la vi pensé que había durado 4 horas) que se mea en la tolerancia del espectador obligándole a escuchar GUUUUUUUUUUUÑIEEEEEEEEEEEIIIIIIIIIIIHHHHHHHHH y a presenciar interminables escenas de coches en un atasco, gente caminando o de una puta playa vacía.

Nos lanzaron esta plasta a Oso y a mí como plato final de la Muestra Syfy 2015, tras haber presenciado otros dos muermos como Jamie Marks is Dead y A Girl Walks Home Alone At Night. Podría haberme dormido perfectamente de no ser por el puto GUUUUUUUÑÑÑIEEEEEEEEEEEEEEHHHHHHHHHHHH de la música…

¿Cómo ha acabado Scarlett Johansson actuando en semejante truñaco? ¿En el que además SE DESNUDA COMPLETAMENTE? ¿Qué clase de beodo tiene como agente? Sólo se me ocurre pensar que la han engañado. Y en Lucy también.

En lugar de desarrollar la historia o explicar cosas, el director prefiere meter soporíferas escenas de relleno para completar el metraje y poder justificar alguna escena curiosa o impactante que se le había ocurrido mientras esnifaba Pyrrozhka y que no sabía en qué videoclip meter. Una variante cara y cruel de “tu cuñado enseñándote las fotos de sus vacaciones”.

Nota: Esto es un artículo especial de Halloween. ¡¡BUH!!

Nota 2: No tiene nada que ver con Halloween, pero ¡¡BUH!!

Nota 3: Escuchad Spooky Scary Skeletons



About the Author

Cacaman