JUEGOS

18 abril, 2014

RETARD GAMING SESSIONS, VOLUMEN 1: Qué Pasa Neng, Ju-On, Universal Studios…

RETARDGAMING-LOGO-602x271

AVISO PREVIO:  Para leer de manera correcta este artículo y disfrutarlo al MÁXIMO, es necesario hacerlo mientras se escucha en bucle la canción contenida en la siguiente ventana de Youtube. Si lees lento y la canción se acaba, le vuelves a dar al play.

El año pasado tuvo lugar en mi casa un evento privado del que se esperan futuras ediciones. Hablo de la primera sesión de Retard Gaming. Cansados de nuestras habituales reuniones para ver películas chungas, varios colegas de esta web decidimos ir un paso más allá en lo que a mongolismo se refiere y reunirnos para… probar algunos de los peores videojuegos de la historia. Era una evolución natural. Del cine chungo a los videojuegos chungos. De aquí a la heroína falta poco.

El menú consistió en una exquisita degustación elaborada por prestigiosos chefs de la caca como Paco Fox, Cacaman, Monio y un servidor, Oso. Aquella inolvidable tarde fuimos sometidos a torturas electrónicas inimaginables, como el videojuego del filme japonés “La Maldición”, varios zurullos de Spectrum contenidos en el recopilatorio “Don´t buy this” (título real del engendro en cuestión) o el plato fuerte del día, “Qué pasa Neng” de la PlayStation 2.

Lo cierto es que el primer Retard Gaming surgió como una excusa para probar el dichoso juego del Neng. Un horror cósmico que encontré por el abusivo precio de 50 céntimos en un Cex y que inmediatamente atesoré cual encaprichado Gollum.  Y ya que teníemos que jugar a eso, decidimos ponernos a los mandos de otras aberraciones.  A continuación se relatará la experiencia juego por juego.

 

UNIVERSAL STUDIOS

El primer suplicio del día se lo debimos a Cacaman, quien se trajo este churro de la extinta videoconsola GameCube, donde se intenta trasladar la experiencia de visitar el parque temático los Estudios Universal a aquellos que no puedan pagarse un viaje allí. Y lo cierto es que el juego cumple su objetivo, porque tras probarlo un par de horas, ya no sentiremos la necesidad de pillar un avión a Orlando para conocer alguna vez tan mítico lugar. Porque directamente nos parecerá tan puta mierda que hasta el parque de bolas del McDonald´s nos resultará más atractivo.

El desarrollo de “Universal Studios” consiste en andar y andar interminablemente por espantosos escenarios renderizados y mal conectados entre sí, mientras nos perdemos por culpa de unos confusos ángulos de cámara y tratamos de encontrar las 6-7 atracciones que componen el parque, las cuales están representadas como una serie de minijuegos, algunos de los cuales ni siquiera son jugables (esto lo explico más adelante).

Vamos, que cualquier padre que haya tenido que sufrir el llevar a sus niños a un parque de estos se sentirá plenamente identificado. Entre tanto espanto visual y jugable, uno no sabe si se trata de un paseo virtual por los Estudios Universal o la adaptación de la película “Escape from Tomorrow”.

La cosa empieza bien desde la propia caja del juego, donde podemos leer la siguiente información en la contraportada:

“¡¡Esta es una entrada VIP parque temático de aventu”

Como en una buena película mala, la descripción está escrita con faltas gramaticales. Aunque si observamos la frase en inglés, nos damos cuenta de que los traductores han realizado una correcta adaptación a nuestra lengua. Lo de parque de “aventu” debe ser porque de aventura tiene más bien poco o tan sólo la mitad.

Ya metidos en materia, lo primero que nos llamó la atención fueron las trabajadas conversaciones que podemos mantener con los otros visitantes que se pasean por el parque. Y es que, en un encomiable ejercicio de síntesis y para no aturullar al jugador con demasiada información, dichos visitantes se limitan a decir “Hola” y nada más. Decenas y decenas de personas diciéndote “Hola”. Lo que también refleja que estamos ante una mala simulación de parque de atracciones. Porque si en uno de verdad nos dedicáramos a iniciar conversaciones con todos los desconocidos que se nos cruzasen, lo mismo se acababa la “aventu”.

Otro elemento llamativo es el mapamundi que encontramos a la entrada del parque, realizado por un cartógrafo un tanto salidorro.  De este modo,  como queda reflejado en la siguiente imagen, Iberia ha dejado de ser una península para convertirse directamente en un pene en erección. Algo que, además, ha solucionado el problema de las pateras ya que, como se ve en la siguiente imagen, gracias a dicha erección ya no hay Estrecho de Gibraltar (ahora lo que hay es el Anchote) y Ceuta y Melilla han sido reducidas a la nada.

La primera atracción que probamos es la de “E.T. El Extraterrestre” donde, al ritmo de una versión desmejorada de la tonadilla de John Williams, debemos trasladar en nuestra bicicleta al horrible bicharraco hasta llegar a su nave espacial. El niño que lleva la bici está tan mal modelado, que por momentos piensas que los padres de ET se van a confundir y se van a llevar al humano en lugar de al zurullo con patas. Lo mismo se puede decir de la nave espacial, tan mal diseñada que parece la discoteca de luces que aparece al final de “El Ete y el Oto” de Los Calatrava. Y para añadir más emoción a la travesía, hay terremotos y piedras gigantes rodando por el escenario, exactamente como ocurría en el filme de Spielberg. En “Indiana Jones”, me refiero.

También hay atracciones de “Tiburón”, de “Jurassic Park” y de alguna otra película, pero ahora prefiero centrarme en la de “Water World”. Se juega de la siguiente manera. Te dan a escoger un asiento en una grada absolutamente vacía para después ponerte un video CGI de 5 segundos de duración… y ya. Se acaba. Un vídeo y a tomar por culo. Diversión garantizada… para los que se encargaron de diseñar el juego, que seguro que se partieron el esternón de tanto reír cuando decidieron reducir la atracción a sólo esto. Lo mejor es que lo veáis en el siguiente vídeo.

Al menos “Universal Studios” de Gamecube incluye un trivial repleto de preguntas sobre películas del famoso estudio cinematográfico, lo que le puede dar cierta vida al juego. Cinco minutos más, aproximadamente.

 

JU-ON A.K.A. LA MALDICIÓN

El horror de la saga La Maldición no se acaba en las películas. Las fechorías de la niña Chubacca continúan en este apestoso videojuego de Wii donde recorremos pasillos y pasillos untados en mierda, mientras diversas apariciones tratan de asustarnos o de hacernos reir; esto último no nos quedó muy claro.

De hecho, los fantasmas únicamente te tocan un poco, te miran y se van por dónde han venido, como si fueran ellos los que se asustan de ti. Algo lógico, ya que sólo alguien muy perturbado seguiría jugando tras el primer susto. El argumento versa sobre el inconsciente de tu perro, que decide meterse en casas abandonadas y tú tienes que sacarle de ahí.

Uno de los fantasmas es el famoso niño en bolas, que de vez en cuando asoma la cabeza por alguna esquina de la pantalla para… efectivamente, volverse a ir por donde ha venido, como si emulara a Dan Fordden y su famoso “Toasty!” de la saga Mortal Kombat. Ese es el nivel. 

La atmósfera de terror está tan lograda, que en lugar de huir de los fantasmas llega un momento que tratas de encontrarlos, para carcajearte con el siguiente susto patético que te tengan preparado.

Calificarlo de videojuego es un poco atrevido, ya que más bien parece un paseo interactivo (¡otro más!) donde sólo podemos caminar muy lentamente hacia delante pulsando todo el rato el mismo botón, mientras enfocamos el escenario con una linterna que apenas ilumina. El objetivo es recoger pilas alcalinas que alguien se dejó por el escenario y que curiosamente están totalmente cargadas. Lo habitual en una casa abandonada y sucia, encontrar pilas en perfecto estado de conservación.

QUÉ PASA NENG

Y por fin llegó el esperado juego que propició la reunión. “Qué pasa Neng” pulverizó nuestras expectativas. Las machacó, estranguló y defecó sobre ellas desde el primer segundo, gracias al siguiente texto que surgió en la pantalla nada más meter el CD en la videoconsola.

“¿QuierFallo al cargar guardar?”

La cosa empezaba fuerte. Ante una pregunta tan clara como esta, decidimos contestar “sí”. Y la siguiente pantalla tampoco nos decepcionó.

“Autoguardado es disactivado. Gaurdar cancelado”

Quizá cometieron tantas faltas ortográficas en un elogiable esfuerzo por conectar con su iletrado público objetivo. Eso, o que los responsables no tenían dinero ni para pasar un simple corrector de texto. La situación resulta aún más perturbadora cuando uno se da cuenta de que este juego sólo existió en España y que, por tanto, los errores no son fruto de una traducción chapucera sino directamente del analfabetismo de algún cabestro.

Las aventuras electrónicas del Neng se pueden acabar en apenas media hora y comprenden la astronómica cifra de 5 minijuegos sin ninguna relación entre ellos y que captan a la perfección la esencia y el universo del Neng. En esos minijuegos metemos a gente en limusinas, cazamos moscas, lanzamos vinilos… Ya sabéis, todas esas cosas que siempre hacía el Neng… en su tiempo libre y cuando no le enfocaban las cámaras de televisión, claro.

Después de una intro de 4 minutos de duración (un DVD tiene mucho espacio y con algo tenían que rellenarlo) con un montón de gente haciendo el ridículo por la calle, el juego empieza directamente a piñón y sin avisar, con… El Tetris. Así, tal cual, el primer minijuego es el Tetris. La diferencia está en que debemos ir encajando las piezas en lo que parece una limusina, mientras unos calvos trajeados explotan y se convierten en humo verde. Esto último me hace comprender que los programadores eran unos profesionales y, para captar la verdadera esencia del Neng y plasmarla en el juego, decidieron hacer trabajo de campo y emular a su ídolo, chutándose en vena todo lo que encontraron a su paso, incluida el agua de los floreros. 

Varios minutos estuvimos tratando de descifrar este difícil concepto de las piezas de Tetris y los calvos explotando, y al fin descubrimos que se trataba de una compleja metáfora con la que se pretendía denunciar lo difícil que es meter a muchos calvos dentro de una limusi… Que se trataba de una gilichorrada al cuadrado, y punto. Vamos a verlo en un vídeo.

Tras sufrir lo indecible para terminar este sucedáneo del Tetris en tres niveles, llegó el siguiente nivel/minijuego que consistía en… Otra vez lo mismo. Más Tetris. Sin cambio alguno. Y esa música… esa maldita y repetitiva canción del Neng nuevamente taladrando nuestras entrañas (la misma que deberíais estar escuchando en estos momentos si habéis hecho caso del “aviso previo” expuesto al comienzo del artículo).

Pero sabíamos a lo que veníamos, a sufrir. Estos psicópatas metidos a programadores de videojuegos no iban a poder con nosotros. Así que, como buenos mártires, afrontamos el reto, deseosos de descubrir las demás sorpresas que nos deparaba el icono de Castefa. Superada la estresante prueba, por fin llegó el siguiente minijuego. Que fue ni más ni menos que… El Tetris. Otra vez. OTRA PUTA VEZ. OTRA PUTÍSIMA VEZ. Y OTRA VEZ ESA MÚSICA. El Infierno existe y lo teníamos delante de nuestras narices en su máxima expresión.

“¿Qué está pasando?” coreamos juntos al unísono. Se cruzaron en nuestras mentes dos posibilidades. Que el juego estaba roto o que no estábamos alcanzando la puntuación necesaria para pasar de nivel. La primera opción la descartamos. Vale que el juego no está programado precisamente por el nietro de Einstein, pero de ahí a que estuviera roto y no se pudiera avanzar de nivel… Así las cosas, decidimos volver a enfrentarnos al Tetris y a martirizar nuestros oídos con la cancioncita de los putos cojones. Obi se encargó de alcanzar la mejor puntuación posible. Orgullosos ante tal proeza, ahora sí que estábamos confiados de que pasaríamos de nivel. El juego cargó la siguiente pantalla y…

Sí, lo habéis adivinado. Estaba ocurriendo otra vez. Nos hallábamos atrapados en un bucle infinito del que no podíamos escapar. Como Bill Murray. Y en nuestros cerebros estaba teniendo lugar un terrible fenómeno… De tanto escucharla, nos estábamos aprendiendo la letra de la puta canción. Había que encontrar un remedio antes de que nuestra materia gris se siguiera infectando.

La solución estaba en Internet, donde descubrimos atónitos que el juego no estaba programado con el culo ni con el ojete, sino con la almorrana, porque al pasarte un minijuego si pulsabas el botón start, dicho minijuego se reiniciaba. Ni una mísera indicación en pantalla de cuál tecla había que tocar. El jugador estaba obligado a adivinarlo… O a mirarlo en Internet.

El caso es que por fin acabamos con el bucle y pudimos disfrutar de los siguientes niveles, todos ellos copiados de otros juegos ya existentes como el Guitar Hero o hasta una tragaperras. Y siempre con canciones del Neng de fondo.

DON´T BUY THIS 

Y rematamos la tarde con el Spectrum. En concreto, con el “Don´t buy this”, el juego elegido por Paco Fox. Esta atrocidad salió a la venta con este atractivo nombre, porque se trataba de una selección de los peores trabajos que la compañía Firebird recibió por parte de distintos programadores que querían ver sus juegos publicados. Así pues, los cachondos de Firebird, en lugar de rechazar dichos trabajos, los sacaron a la venta en el citado pack, llegando a animar a los jugadores a que lo piratearan.

La pregunta es… ¿Eran tan malos esos juegos como para llevar a cabo semejante gamberrada? Pues vamos a comprobarlo.

La primera de las cinco experiencias es una suerte de “Off Road” absolutamente injugable donde los coches, que más que vehículos parecen ranas del Frogger, en lugar de desplazarse de manera coherente, parecen que van pegando saltos espaciotemporales cada vez que avanzan. Además, mantienen siempre la misma posición, ya estén girando en una curva o dando la vuelta. Y por supuesto, no hay colisiones de ninguna clase.

Pero el rey de “Don´t buy this” es Fido, un perro un tanto perturbador que protagoniza no uno, sino dos de los juegos de este Greatest Hits de la mierda. Se trata de un cánido de extrañas proporciones que tiene que aplastar topos con su inmenso rabo. Algo así como el clásico Whac-A-Mole pero en una única linea recta y con un toque erótico festivo. Todo ello en un escenario donde el señor que perpetró esto en su casa se olvidó de pintar el suelo, por lo que el propio perro y los edificios parece que levitan por el cielo. Eso, o es que el perro realmente puede volar y se halla en la ciudad de Bespin. La monotonía se apodera del jugador a los cinco nanosegundos, más o menos.

Como no se podía llegar más bajo, la primera sesión de Retard Gaming de la historia terminó aquí. Ya estamos recopilando más videojuegos para futuras entregas…






20 Comments


  1. Draken

    Abrumadora la honestidad del recopilatorio de Spectrum. Que conste que ellos te avisaron xDDD


  2. El asesino de Noruega se quejó de los videojuegos que tienen en su cárcel, cuando lo que merece es poder jugar sólo a estos juegos durante el resto de su vida.


  3. Stiguard

    Excelsa sección, me he partido el ojal. Espero con ansias las siguientes.


  4. Milbur

    Se echaban en falta estos reportajes de “mierdijuegos”, espero que hagáis más de este estilo.
    Por cierto, menudos esperpentos de juegos, lo que vosotros sufrís por salvarnos a nosotros, eso si se merece una religión XDD


  5. freakzion

    ya era hora muchachos, se extrañaban los juegos chotos con reseña…


  6. Mr. Karate

    Joder tíos Offtopic: acabo de ver en Itunes el trailer de una peli que debe ser analizada en vuestra prestigiosa web (prestigiosa bueh…)

    El zurull…. eh película se llama POSEIDON REX… ver el trailer y ya me direis si es carne de CInecutre o no…


  7. hunk pa variar

    Joder tios…sabeis que el Ju On de Wii lego aqui?…lo digo porque tendriais que haber analiado la “pedazo” de ovvra maet tra que se cargaron para la caratula Pal del juego:

    http://i.neoseeker.com/boxshots/R2FtZXMvTmludGVuZG9fV2lpL0FkdmVudHVyZS9NeXN0ZXJ5/juon_the_grudge_frontcover_large_KwzNOmD0bNQI50j.jpg

    Ya me lo estoy imaginando:Pepaaaa , ponte ahi en el sofa y haz como que te ahoma con cara de sorprendia , quietaaa quietaaa no te muevaaa!

    SONIDO DE CAMARA DE FOTOS

    ALA perfeshto , ya holo tengo que usar el Fotosho y ya tengo caratulaaa

    XDDDD


    • Chewrafa

      Lo más perturbador es que en la propia reseña que aparece en la portada ya te avisa de que te vas a REIR. De hecho pone que saltarás (del susto al ver semejante truño), te reirás (de lo vergonzoso que es) y llorarás (porque has perdido minutos de tu vida), por ese orden. No sé quién es más cachondo, si el que hizo la reseña (rematándola con un “perfect fun” el muy joperra) o quién la incluyó en la portada.


  8. Paralitic Toad

    Que bien os lo pasais, cabrones, que envidia dais.

    Juegos que son autenticos truños como puños, aun recuerdo unos reyes con el Rat Attack para Play, la cara de mierda de mi hermano (y mia, supongo), y la fabulosa frase de mi madre “el chico dijo que es de los mejores juegos que hay para la plei”. Al puro estilo Marge Simpson. Posteriormente el juego fue intercambiado por el Tekken en el mercado de St.Antoni, no he vuelto a ir por si acaso…

    Saludos!


  9. Kalimur

    El Ju On creo que los fantasmas no te mataban en la primera fase, que era una especie de entrenamiento, pero que después sí lo hacían.


    • hunk pa variar

      Que Ju On ni que niño nudista muerto?! , la puta mano fantasma del Project Zero 2 de Wii , eso si que acojona , cada vez que vas a coger o investigar algo , la cabrona te sale de golpe y encima es aleatorio , nunca sabes cuando te va a salir la muy hija de perra.Y pensar que me pase del de Ps2 y tengo muerto de risa el de Wii porque me da “cosa” , me tiene tan acojonado que se me quitan las ganas de jugarlo XDDDD


  10. “Eeeessss… unasencillaregladetres…. Eeeessss… unasencillaregladetres”. La madre que os parió…


  11. Dr. Pheo

    Para el próximo haceros con el Desert Bus de los humoristas Penn y Teller donde tenías que conducir un autobús desde Tucson hasta Las Vegas por el desierto en tiempo real. Posiblemente lo más aburrido de la historia.


  12. Ikea es tu amiga

    No había una casa con un mueble más viejo y rancio?


  13. Chewrafa

    Invito a un par de cervezas a quien haga la reseña del Deadly Premonition (versión PS3 o PC que son las que tienen más contenido). Por los dioses, TENÉIS que jugarlo y adorar a Swery.


  14. Jose Lagos A.

    Nosferatu, la ira de malachias, les recomiendo ese.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Please type the characters of this captcha image in the input box

Por favor escriba los caracteres de la imagen captcha en el cuadro de entrada