REPORTAJES

9 julio, 2012

SPIDER-MAN TAMBIÉN CANTA: Cómo se gestó el musical más caro de la historia

Ya que en Cine Cutre estamos abordando a Spider-Man y lo mucho que ha dado de sí en distintos formatos de entretenimiento (videojuegos, cine chungo), es justo que nos paremos a hablar de la quizá ha sido la aparición más polémica y traumática del hombre araña: el musical, que lleva un año exhibiéndose en Nueva York.

Convertir en libreto de Broadway la historia de Peter Parker, un joven estudiante al que de repente la picadura de una araña le cambia la vida, otorgándole superpoderes con los que se dedica a combatir el crimen; podía parecer una temeridad. Y es que, para hacerlo bien, requería un montaje espectacular que recreara perfectamente cómo el personaje trepa y salta por los tejados de Nueva York, mientras se enfrenta a sus enemigos a cientos de metros de altura.

Spider-Man se enfrenta por fin a su peor enemigo: El Fruitti homicida

Para conseguir semejante puesta en escena era necesaria una ambiciosa producción que no ahorrara en costes. Y así fue, ya que Spider-Man: Turn Off The Dark ha costado cerca de 70 millones de dólares, convirtiéndose, por supuesto, en el musical más caro de la historia.

Recordemos que 70 millones es lo que puede costar una película mediana-grande en Estados Unidos. En España es una cifra que ninguna producción cinematográfica u obra de teatro puede soñar, y no creo que ni en Inglaterra hayan llegado jamás a cifras similares, si bien es el único país que puede competir con USA en este tipo de cosas.

Tanta pasta invertida y al final se ven los hilos. Menuda estafa

Cuando se anuncia un megaproyecto de semejante envergadura, pones el listón tan alto que te expones a dos cosas: Por un lado, creas tanta expectación que sabes que van a hablar de ti sin siquiera publicitarte; y por el otro, estás obligado a hacer algo realmente bueno, porque te has dejado tanta pasta que te van a juzgar con el cuchillo entre los dientes.

Si, para colmo, de la dirección del musical se encarga una “vaca sagrada” como Julie Taymor, autora de la exitosa versión de Broadway de “El Rey León”; y de escribir las canciones se ocupan dos estrellas del rock como Bono y The Edge (cantante y guitarrista de U2, respectivamente); las expectativas crecen exponencialmente.

Y esto es lo que jugó en contra del musical de Spider-Man es sus comienzos. A los problemas de producción, donde hubo accidentes entre los miembros del reparto, donde alguno incluso se rompió las costillas; se unieron deserciones entre los actores principales, que tuvieron que ser reemplazados. Ya muchos empezaban a dudar de que pudiera salir adelante. Resumiendo: se le tenía ganas.

Los ejecutivos de Warner Bros Park Madrid se frotan las manos con su nuevo espectáculo estival

Pese a los lógicos contratiempos de una producción de este calibre, en noviembre de 2010 comenzaron los pases previos, donde se llegaron a celebrar 182 actuaciones antes del estreno oficial. ¿Y qué pasó? Pues que le dieron hostias por todos los frentes. Ni público ni crítica salieron convencidos, más bien todo lo contrario.

Ben Brantley, crítico del New York Times, decía de la obra que “no sólo es la más cara que jamás haya llegado a Broadway, sino que también puede estar entre una de las peores”. Además, sugería a los encargados del merchandising que cambiaran los eslóganes de las camisetas por: “Vi Spider-Man y sobreviví” o “Vi Spider-Man y me dormí”.

Otro periodista del Daily News se preguntaba qué parte de los 70 millones de dólares habían destinado a los diálogos y a la historia, concluyendo que debían haber sido unos 10 centavos.

Ante semejante avalancha de opiniones negativas, el estreno oficial se fue retrasando, mientras se retocaban las canciones y el guión para poder arreglar el desaguisado. En marzo de 2011, la directora, Julie Taymor, fue despedida por los productores y el estreno, al fin, se produjo el 14 de junio de ese año, con Taymor de nuevo en los créditos de la obra.

Si bien no causó furor, sí parece que mejoró la percepción de los críticos y del público, que reconocían que el retraso le había sentado bien al libreto, y que había sido mejorado.

Actualmente, Spider-Man: Turn Off The Dark es uno de los musicales más vistos de Broadway, donde incluso las pasadas Navidades batió el récord de taquilla semanal, con casi tres millones de dólares de recaudación.

¿Y la historia? Parece que se acerca al argumento de la película de 2002 dirigida por Sam Raimi, donde el Duende Verde (que, con tanta espina, parece que está hecho de restos de una pescadilla cocida), es el villano de la trama.

Por lo que se puede apreciar en algunos vídeos, se calca la escena del beso del revés entre Spidey y Mary Jane. También se introduce el mito de Aracne, que fue transformada en araña por Minerva, y que incluso tiene una canción durante la obra con una señora disfrazada de araña gigante, que resulta un poco cutre.

“Nos quedamos sin pasta, así que los disfraces los compramos en la tienda de chucherías de la esquina”

Como es imposible criticar algo que no se ha visto, recurrimos a Cristina Romeu, una periodista española que tuvo la oportunidad de ver el musical en otoño, y que nos dice lo siguiente: “La música me gustó mucho, tiene el toque de U2 que hace que no resulte nada ñoña, y algunas canciones están fenomenal. Y sobre todo, me sorprendió. Me encantó la puesta en escena, porque es muy cómic. Parece que todo estuviera dibujado, y juegan con las perspectivas para que parezca que el público cambia de posición… como en las viñetas”.

Cristina también destaca las peleas a “cámara lenta”, por lo bien coreografiadas que están, y le da uno nota al musical de “7,5”. En cuanto a los actores, nos dice que están todos bastante correctos destacando a Reeve Carney, que interpreta a Peter Parker, y a Patrick Page, que da vida al Duende Verde.

Ya que la función era un coñazo, decidieron contratar a los Harlem Globetrotters para hacer bulto

En definitiva, parece que lo que era “el Titanic de los musicales”, consiguió sobrevivir al hundimiento y afianzarse en la dura cartelera neoyorquina. La suma de tanto talento (y dinero), ha podido salvar un ambicioso proyecto que es de visionado casi obligatorio si vas por Broadway.

Por último, os dejamos un vídeo donde se puede apreciar un poco de la obra:

Por supuesto, si habéis visto el musical o queréis aportar algún dato más (o corregirlo), estaremos encantados de que nos deis vuestras opiniones.

Fuentes: RTVE.es, elmundo.es, wikipedia, elpais.com






11 Comments


  1. Oso

    El Duende Verde es clavadito a James Marsters haciendo de Piccolo en “Dragon Ball: Evolution”.


  2. Kalimur

    Ostras, pues creo que merece la pena verla nada más que por ver al que hace de Spiderman jugándosela con las cuerdecitas. Seguro que el público pensaba “Si se cae, que no lo haga encima mía, que no lo haga encima mía”.


  3. Mr.Héctor

    No me convence ese Duende Verde; parece un villano de los power rangers. Ya que es un musical podrían haber puesto al clásico verde y morado con el planeador, las calabazas y eso. Habría desentonado menos que en el cine, creo.


  4. pepe alvarez

    Tambien varias veces se tuvo que parar el espectaculo por que ocurrian varios fallos tecnicos,lo que retenia a las pesonas a estar mas tiempo alli y se aburrian.


  5. cesar ardiles(djwho75)

    ayer en el mad q dan en cn,salió la parodia de este musical,pero ambientado con smallville.daba algo de risa,aunq el spiderman abollado era la cereza del pastel,jajajaja!!!


  6. freakzion

    el duende verde parece una cruza entre el villano de la mascara de jim carrey y el cirque du soleil…


  7. pepe alvarez

    En south park tambien parodiaron este musical. XDDD



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Please type the characters of this captcha image in the input box

Por favor escriba los caracteres de la imagen captcha en el cuadro de entrada