Review

CUANDO EL VIDEOJUEGO SE CONVIERTE EN PELÍCULA, LA PELÍCULA EN MIERDA, Y LA MIERDA EN VIDEOJUEGO

 

Dejad de daros palmadas en la frente o golpearos las sienes como si fuérais retrasados mentales. Lo que estáis viendo es producto de una enajenación mental, pero no vuestra, sino la enajenación de unos cuantos programadores y ejecutivos de la compañía Capcom. El videojuego Street Fighter: The Movie existe, y no se trata de un fake o un fangame diseñado por los genios de Newgrounds (de ser un fangame, probablemente estaría más trabajado).

 

En la joven industria del ocio electrónico, se cuentan por cientos de miles las veces en que una película ha saltado del cine a la videoconsola, casi siempre con pésimos resultados, como bien reza el tópico; y ya son decenas las veces en las que un videojuego ha sido trasladado a la gran pantalla, también con pésimos resultados, generalmente. ¿Pero en cuántas ocasiones un videojuego se ha convertido en película, y dicha película en videojuego? Se conocen pocos casos de esta insólita retroalimentación, y Street Fighter: The Movie: The Videogame (¿se dice así?) es uno de ellos.

 

Por imbécil que parezca, nos encontramos ante la versión jugable de la versión cinematográfica del versionadísimo videojuego Street Fighter. Es decir, el videojuego se convierte en película para después volver a convertirse en videojuego, y después otra vez en película… No, un momento, eso último no ocurrió, pero, ¿os imagináis que decidieran hacer la película de un videojuego que está basado en una película basada en un videojuego? Joder, menudo lío; vale vale, que se me va la olla (la confusión que algunos estáis sintiendo es similar a lo que se experimenta cuando te pones por primera vez a los josyticks de este videojuego; después vienen las risas).

 

STREET FIGHTER MEETS MORTAL KOMBAT, O LO QUE ES LO MISMO: “¡EL SPRITE DE GUILE HA SIDO SUSTITUIDO POR EL AUTÉNTICO VAN DAMME! ¡QUE ALGUIEN LO SAQUE A OSTIAS DE AHÍ DENTRO!”

 

Volvamos a 1994 (pero no os compréis la máquina del tiempo en Internet, u os pasará como a Napoleón). Por aquel entonces, un videojuego de lucha con personajes digitalizados se había convertido en el máximo rival de Street Fighter en los salones recreativos. Hablo, por supuesto, de Mortal Kombat y de sus sprites “construidos” a partir de auténticos actores. Para vencer a este terrible enemigo venido de Occidente, los japoneses de Capcom decidieron combatir el fuego con el fuego, y copiar al “copiador”. Por ello, también digitalizaron a unos cuantos actores, pero yendo un paso más allá, ya que dichos actores, al contrario que en la sangrienta saga rival, no fueron artistas de tres al cuarto encontrados en la calle, sino intérpretes de “renombre”; nada más y nada menos que los propios protagonistas del filme de Street Fighter (que a estas alturas, la mayoría también están pidiendo en la calle).

 

 

De esta forma, los actores de la película no sólo firmaron para trabajar en una de las peores cintas de la historia del cine, sino también para prestar su cuerpo y movimientos, cual vulgares prostitutas, a uno de los peores juegos jamás programados por un chimpancé beodo y epiléptico. Nada de sprites dibujados píxel a píxel ni modelos poligonales ni pollas en vinagre, aquí los luchadores son los auténticos Van Damme, Minogue, Studi y compañía; lo que os permitirá descargar el estrés cumpliendo un sueño de la infancia: Partirle la cara al Honda Hawaiano y a Damian Chapa (el Ken Chulopo), para que deje de dar la ídem.

 

INSERT COIN

 

Universidad Shadooloo, Alumnos de Licenciatura en Artes Marciales, Promociónn 1994-1995

 

Siguiendo los cánones del género, al empezar una partida nos aparece el menú de selección de actores mierdosos luchadores, todos ellos en poses a cada cual más patética. Si es la primera vez que jugamos, nuestro desarrollado (y peligroso) instinto “cutréfilo” nos obligará a escoger a Juan Claudio. No mintáis perracas, aquel que afirme no haber escogido a Van Damme en su primera partida, es un sucio mentiroso de mierda y merece ser lapidado con zurullos de perro.

 

Tras despollarnos con la foto de rigor, comienzan las tollinas, y, sorpresa, a pesar de los particulares gráficos, el juego se controla como el Street Fighter de toda la vida. Sí, el Sonic Boom (“Alexfun” para los amigos, por aquello de que Alex debía divertirse mucho ?¿?¿??¿) se hace como siempre, la “patada medialuna” también y Guile conserva prácticamente intactos todos sus movimientos. Entonces, ¿dónde están las novedades? Pues, por ejemplo, en la jugabilidad, que ahora es… Peor.

 

“No hay quien juegue a esta puta mierda…”

 

Todo es más ortopédico en este Street Fighter digitalizado. A pesar de los años invertidos en clases de danza, las acartonadas animaciones de dos frames impiden a Van Damme moverse con fluidez, y eso hace que los movimientos especiales sean más chungos de ejecutar que en el juego original, lo que es una jodienda, ya que la dificultad es diabólica y moriremos en el quinto combate (en este juego SIEMPRE se muere en el quinto combate).

 

Podéis estar tranquilos, no pienso caer en la gracieta fácil del “¡Zas, en toda la boca!”, más que nada porque Van Damme ha pegado en cualquier sitio menos en los morros del sujeto (yo creo que se ha cargado una mosca que venía por detrás)

 

Otras novedades importantes son la ausencia de personajes, los escenarios, la música pedorrera, algunas técnicas de combate (combos y demás) y dos nuevos luchadores con los que jamás jugaremos, y por tanto no cuentan como novedad; es como si no existieran. Todo lo demás está copiado de mala manera, al estilo Cuneyt, del Street Fighter de siempre. Los mismos personajes (en cutre), las mismas magias (en cutre), las mismas llaves (en cutre)… Aunque también hay cosas positivas, como la sangre y la falta de fidelidad con el filme original, algo que permite a los luchadores llevar a acabo “ataques mágicos”. Menos mal, porque si hubieran respetado la película, en la que apenas hay peleas (manda huevos que ocurra algo así en una película llamada Street Fighter), ahora estaríamos ante una aventura gráfica de las relajadas, o un compendio de minijuegos (¿se os ocurre otra forma de adaptar el filme?).

 

Hasta los propios personajes se impregnan del hedor que desprende esta producción

 

Pero entonces, ¿Por qué sacar esto al mercado? ¿Qué sentido tiene hacer una copia de Street Fighter con menos personajes y peor jugabilidad, si ya existe el juego original, que es infinitamente mejor? En Capcom debieron pensar que los gráficos lo son todo…

 

SELECT YOUR FIGHTER

 

Vamos con la lista de luchadores clásicos:

 

-Van Damme

 

 

Como ya indiqué antes, el denostado belga del culo prieto será nuestra primera opción cuando nos estrenemos con el juego. Su marcado trasero y sus poses homogays (no os perdáis la postura que se marca cada vez que gana que un combate), bastarán para intimidar a nuestros adversarios; una lástima que el bueno de Jean Claude no pueda encocarse para rendir mejor.

 

 

Tantos años practicando danza han afectado a su sexualidad

 

-Hawaian Honda

 

 

 

Escuchando las críticas a medias, Honda ha hecho un apaño con su camisa hawaiana (aquella que le asemejaba más con Dennis Nedry que con el personaje del videojuego) y demostrando una total falta de estilo y de ética, la ha convertido en unas bermudas, algo que puede explicarse gracias a su inteligencia, que ahora es más artificial que nunca, como podréis comprobar en el siguiente vídeo:

 

Exacto, si te quedas saltando en el mismo sitio, Honda no parará de golpear el suelo

 

Lo mejor de jugar con este personaje es luchar contra Zangief y que un colega, a ser posible Cacaman, en caso de que sea amigo vuestro, se ponga a imitar los gritos de Godzilla. Realmente nunca hice esto último, pero seguro que mola.

 

 

¡¡GGGYYAAAAAR GRYYYAAAA!! ¡¡GRRROOAARRRR!!

 

-Kylie Minogue

 

Sí sí, mucha pose ridícula, pero aquí alguien olvidó la epilady…

 

Antes de alcanzar la fama que hoy posee, la mayor de las hermanas Minogue también probó suerte en este torneo de poses patéticas. Ojo, pajilleros, al culo de Kylie cada vez que gana un combate.

 

 

-Ryu

 

Aún recuerdo el trauma que supuso para toda una generación ver una película de Street Fighter en la que Ryu no se marcaba  ni un solo “Abuken”.  En la foto, Byron Mann se esfuerza sin éxito en hacernos olvidar aquel mal trago.

 

-Zangief

 

Hola, soy la estrella de la lucha libre Zangief. Los atletas de este deporte somos profesionales muy bien entrenados; lo que realizamos sobre el ring requiere años de práctica y perfeccionamiento para poder hacerlo de forma segura, por eso cada semana os recordamos a los fans de la lucha libre que no intenten imitarnos en casa o en la escuela. Recuerden, esto no es un juego, no intenten hacer esto“, “¿El qué? Las llaves de lucha libre o actuar como un oligofrénico?”

Viendo a Zangief, más que a un torneo de lucha, esto empieza a parecerse a un campeonato de “hacer el congrio”, organizado por Torbe y su web Putalocura.

 

  “¡Confiaba en tí, creía que eras bueno! ¡Y DeeJay me contó que le pagabas!”

 

-Raul Julia

 

 

Y llegamos al gran momento de todo el juego, controlar a Raul Julia mientras recitamos aquello de “¿Continúa negándose a aceptar mi divinidad?”. Errrr, un momento, que aquí pasa algo raro ¿Por qué tiene la cara tapada? ¿Qué le pasa en los ojos? No me jodas… ese tío…

Efectivamente, tal y como podéis comprobar en la foto adjunta, la muerte de Raul Julia tras el rodaje de Street Fighter, impidió su digitalización, y en el juego le sustituye un actor desconocido sin carisma, quien se tapa media cara cual doble de Bela Lugoshi enPlan 9 del Espacio Exterior. La  presencia del verdadero Julia se limita a una pequeña y engañosa foto en el menú de selección de personajes, y a unos cuantos vídeos de la película, ripeados por un novato con el ImToo, a una resolución indigna hasta para una PSP.

 

“Tranquilo, esto no es más que electromagnetismo súper conductor, ¿habrá oído hablar de él?”

 

Supongo que mientras leéis esto, algunos pensaréis “bueno, aunque falte Julia, siempre podremos consolarnos controlando al tipo pintado de verde que hace de Blanka…”

 

-Blanka, “expocomic version”

 

Las consecuencias de atreverse a jugar al Virtual Boy más de 10 minutos seguidos

 

Lamento haberos engañado, pero Blanka no aparece en el juego como personaje controlable, ni siquiera su doble chusco. Su presencia se limita a la de ser un elemento decorativo en uno de los “stages” del juego, aquel que recrea El Laboratorio del Dr Dhalsim. Otras bajas son las de Fei Long (por faltar, faltaba hasta en la película), Dee Jay, Thunder Hawk y el propio “Dr Dhalsim”. Conscientes de la tristeza que generaría entre los fans la ausencia de los citados luchadores, Capcom volcó todos sus recursos en la creación de nuevos y sobre todo, CARISMÁTICOS luchadores que nos hiciesen olvidar el mal trago, como los siguientes:

 

HERE COMES A NEW CHALLENGER!!!

 

-Blade

 

“Nací sparring y moriré sparring”

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………. …………………………………………………………………………………………………………………………….. Ehmm, casi hubiera preferido a Poochy…

 

-El chino ése con cara de primate

 

 

Pues eso.

 

 

 No quiero ni imaginar el daño que va a hacerse cuando llegue al suelo…

-Akuma

 

¿Y este pollo qué puñetas hace aquí? Se follan a personajes imprescindibles como Blanka o Dee Jay, pero nos meten a este chino con el pelo tintado, que con esa cresta, parece promocionar sopas Gallina Blanca.

 

Y por último, los personajes secretos…

 

 

No, Bolo no sale en el juego, pero en semejante festival de caretos y poses ridículas, su presencia no hubiera desentonado lo más mínimo

En otro “homenaje” a Mortal Kombat, tal y como ocurría con los diversos ninjas de esa saga, los personajes secretos de Street Fighter: The Movie no son más que el modelo de “Blade” reutilizado en diferentes colores. Se comenta por foros, que es posible controlar a Fei Long e incluso a Blanka, pero nadie lo ha demostrado, así que este rumor pasa a formar parte de los bulos de la saga, como el legendario truco de desbloquear a los 4 jefes en el Street Fighter 2 de la Super Nes (malditos cabrones, de niño me tiré semanas intentándolo, cuando lo más fácil hubiera sido comprarse la versión Turbo…)

 

 Van Damme vuelve a vérselas consigo mismo, rememorando Doble Impacto, Al Límite del Riesgo y Replicant

 

¿DÓNDE NOS PEGAMOS?

 

Los diversos escenarios de combate recrean localizaciones e incluso escenas del propio filme. De este modo, encontramos stages como la isla de Shadooloo, el Laboratorio del Dr Dhalsim o la Jaula de los Rehenes, lugar recreado con total maestría, ya que los pinchos conservan su apariencia de hojalata. Y la clara influencia de Mortal Kombat vuelve a ponerse de manifiesto, en un escenario donde vemos a Honda y a Cammie atados de pies y manos (tal y como les ocurría a Sonya y Kano en Mortal Kombat 2), y a lo que parece un secuaz de Bison atravesado brutalmente por unos pinchos que brotan de una plataforma que flota en el aire, supongo que gracias al “electromagnetismo superconductor”. Eso, o que quizás se ha puesto a dormir en la cama de faquir del Dr Dhalsim, pero no ha encontrado una posición cómoda.

 

 Y digo yo, ¿para qué cojones sirve una plataforma voladora con pinchos?

 

Otro de los escenarios recrea una de las situaciones más recordadas de la película, concretamente la que aconteció a la salida de los cines:

 

 

La masa enfurecida reclama el dinero de su entrada

 

GAAAAAMEEEEE OOOOOVEEEEEERRRRR!!! (Bison dixit)

 

No hay mucho más que decir. Al fin y al cabo es un arcde de lucha, y como tal, el argumento brilla por su ausencia y todo se limita a una tollina detrás de otra, por lo que no hay diálogos ni situaciones hilarantes que remarcar, más alla de las que surjan espotáneamente en cada combate.

 

El juego terminó apareciendo en sistemas como Saturn y Playstation, pero con diversos cambios. Conscientes de lo malo que era el juego, en Capcom decidieron pulir las animaciones, recuperar a los personajes olvidados y eliminar todas las novedades, por lo que convirtieron a Street Fighter The Movie en un absurdo calco del original, pero con actores. Sólo me queda remarcar que Street Fighter The Movie The Videogame es posiblemente la peor encarnación de la saga, desde el Street Fighter 2 pirata de la NES (sí, la NES, la 1, sin el Super delante, os juro que existe).

 

No me preguntéis de dónde se ha sacado el látigo…

Como despedida, os emplazo a que visitéis los foros de SRK, donde Alan Noon, uno de los responsables del videojuego (que también tiene su propio e imprescindible blog) abrió un hilo hablando del proceso de creación del mismo:http://forums.shoryuken.com/showthread.php?t=125411

 

Les faltó poner que ningún actor sufrió lesiones físicas durante la creación del videojuego (sólo daños morales y psicológicos)